Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis desiertos donde enamorarse de los grandes espacios vacíos

Desde bien pequeñito sentí una atracción magnética por las manchas blancas que aparecían en los viejos mapas cartográficos. Algo muy profundo me impelía a tocar ese vacío. Ahora que vivo viajando y escribiendo me siguen produciendo la misma excitación esos espacios yermos de la geografía.

Confieso que siento especial predilección por los desiertos. Y no me refiero solo a los de arena. Hay desierto blancos, en los polos; desiertos azules, en las largas travesías por mar; desiertos verdes, en las interminables estepas africanas o asiáticas. Lo que me fascinan son los grandes espacios abiertos, los lugares deshabitados.

Y creo al fin entender el por qué: cuando viajas por estos lugares y sin necesidad de buscarlo te mimetizas con la sencillez del entorno; como le pasó a Buda, te liberas del falso yo. Comprendes que no necesitas el dinero, que no necesitas estar consumiendo todo el día por que no hay nada que consumir, que pese a no hacer tres comidas copiosas al día tu cuerpo funciona a la perfección, que un montón de cosas que antes hervían en tu cabeza han desaparecido y de repente tu mente vuela libre por esos espacios sin frontera.

Es la limpieza de espíritu siempre soñada, la que buscan todas las religiones y corrientes de pensamiento (no es casualidad que los grandes maestros y sabios usaran el desierto para meditar).

Estos son algunos de los desiertos (de cualquier color) que más me han gustado e influido en mi vida. Lugares que os recomiendo si estáis pensado dónde planificar las próximas vacaciones:

El desierto de Nubia (Sudán)

Una de las porciones más tórridos e inhóspita del Sahara. Sin embargo el río más largo y caudaloso de África, el Nilo, lo parte en dos permitiendo que en sus orillas florezca una civilización de agricultores que llegó a ser capital del antiguo Egipto. Un lugar complejo para llegar (todo es complejo en Sudán) pero el único en el mundo en el que puedes ir caminando por la arena y tropezarte con un campo de pirámides o una necrópolis abandonados hace 4.000 años para ti solo.

Baja California (México)

Baja, como la llaman los mexicanos, no es un desierto convencional. Baja es una selva seca, una jungla de espinas colonizada por millones de cactus de todas las especies imaginables – cardones, cirios, biznagas, collas, datilillos, ocotillos... –muchos de ellos tan altos como un edificio de tres pisos. Un península de 1.700 km de largo por apenas 100 de ancho aprisionada entre el Pacífico y el Mar de Cortés. Un universo de arena y cactus alterado tan solo por la cinta de asfalto de la Mex-1, la mítica carretera que cruza de norte a sur la península. Durante los setenta y los ochenta miles de jóvenes norteamericanos, seducidos por la cultura beat de Allen Ginsberg y Jack Kerouac, llegaron a Baja a bordo de furgonetas Combi, de autocaravanas o de cualquier cosa que se moviera, bajo el lema “sexo, tequila y marihuana”, convirtiendo la Mex-1 en una metáfora de la huida y la transgresión.

Karakum (Turkmenistán, Uzbekistán)

Crucé este gran desierto del Asia Central en un viejo tren ruso por la Trans-caspian railway, la única línea férrea que se atreve a franquear estas desoladas planicies de arcilla. Los raíles se perdían en el infinito como líneas de fuga en la inmensa soledad del páramo turkmeno. El Karakum era uno de los grandes obstáculos que tenían que atravesar las caravanas de la Ruta de la Seda. Un termino que trae a la mente otros igual de sugerentes: exotismo, lejanía, Oriente‐Occidente, viaje, ciudades desconocidas, desiertos y collados nevados, caravanserais y mercaderes, civilizaciones extrañas, mitos y leyendas. Todo eso es el Karakum y la Ruta de la Seda.

Atacama (Chile)

Atacama es un desierto de alta montaña. Además de dunas de arena hay volcanes de más de 6.000 metros de altura, barrancas profundas y salares donde se acumula buena parte de las reservas de minerales estratégicos del mundo. Una serie de casualidades geológicas y climáticas convirtieron a esta zona del norte de Chile en la región más árida del planeta. Puede estar décadas sin llover y hay zonas donde jamás ha caído una gota. Cielos siempre azules y límpidos sobre los que se recortan las pirámides troncónicas de volcanes de nombre poético, como el Licáncabur o el Lascar.

Wadi Rum (Jordania)

Un escenario irreal con montañas de formas increíbles. Wadi Rum es uno de los desiertos más bellos que conozco ¿Cómo pudo la erosión tallar las montañas de esta forma tan maravillosa? Resulta difícil no enamorarse de este gran espacio vacío de montañas desnudas que parecen rematadas por cúpulas bizantinas. Por aquí cabalgó a lomos de su dromedario el verdadero Lawrence de Arabia. Y muchos más tarde cabalgaron los extras de la película homónima, que utilizó el desierto de Wadi Rum como set para recrear el campamento del rey Faisal y la carga de los camellos con Omar Sharif el frente (más falsos que Judas, porque los planos de Sharif se pegaron luego; él no estuvo allí).

Groenlandia (Dinamarca)

El desierto también puede ser blanco. Y el más bello que he visto en mi vida es el desierto interior de Groenlandia: el Inlandsis. La gran masa de hielo de 2.700 kilómetros de largo que cubre esta isla-continente con una capa de hasta 3 kilómetros de espesor. La misma sensación de lejanía, paz y soledad que había sentido antes en el Sahara la tuve durante las dos semanas que pasé arrastrando un trineo por el interior del casquete helado de Groenlandia, caminando día tras día con la sensación de estar dentro de un gran vaso de leche, persiguiendo un horizonte esquivo que siempre estaba demasiado lejos. Magia pura. Si no te gustaban ya antes los desiertos, en un viaje a Groenlandia terminarás por caer rendido.

Comentarios

Paco, vaya lugares... con lo que nos gusta a nosotros desconectar, la soledad buscada. Creo que como desierto, solo conocemos Death Valley, y nos impactó. Saludos!
El desierto del Namib (Namibia) es espectacular: arena rojiza y dunas de cientos de metros de altura. Además de "Dead Vlei", un valle con árboles petrificados en medio de la nada.http://www.morroturismo.com
En New Mexico hay un desierto y parque nacional, White Sands, de yeso, blanco inmaculado, el blanco contra el azul del cielo es genial!
Dead Vlei en el desierto de Namibia es espectacular.. aquí tenéis una galería de fotos: http://fotosmundo.net/dead-vlei-namibia/
Precisamente fue un desierto, en Túnez, el que me inspiró en viajar más. No lo olvidaré jamás...
Muy cerca de Atacama está Uyuni, no es estrictamente un desierto, pero al ser el salar más grande del mundo allí crece poca cosa, y a mi me parece uno de los lugares más fascinantes del mundo. Fotos en http://www.flickr.com/search/?w=48132850@N00&q=uyuni
Uno de los desiertos más paradójicos del Mundo son los Lençois maranhenses, en Brasil, cerca del Ecuador. Durante varios meses es un desierto de dunas de arena intercalado con cientos de lagunas de agua de lluvia transparente, que finalmente es absorbida por la arena. Algunas fotos en http://www.flickr.com/search/?w=48132850%40N00&q=lencois&m=text
Yo me quedo con ese desierto blanco. Groenlandia tiene que ser muy hermosa, pero no se si me atrevería a visitarla así. Soy una miedosa
El de Los Monegros ;P
Increíbles paisajes y valientes viajes que tienen que hacer encontrarse a uno mismo, sin duda. ¡Muy bonitos!
¡Qué fotos tan bonitas! y sobre todo que envídia, sana pero envidía , al fin y al cabo a todos nos gustaría ser más viajeros y menos turistas
Increibles imagenes.... http://serendipity-fotografia.com/
El desierto de Sonora: http://fotosmundo.net/desierto-sonora/Es impresionante!
¡Qué envidia das!Para ir practicando con los desiertos podemos visitar Almería; donde la aridez campa a sus anchas avanzando poco a poco por el sudeste español.http://pasosypedales.blogspot.com.es/
¡Qué envidia das!Para ir practicando con los desiertos podemos visitar Almería; donde la aridez campa a sus anchas avanzando poco a poco por el sudeste español.http://pasosypedales.blogspot.com.es/
Yo añadiría uno más: El Desierto Blanco y el Desierto Negro en Egipto...
Me encantaría poder visitar alguno de ellos, deber ser realmente impactanteSaludetes.
Coincido con Carlos Olmo, Uyuni, no es un desierto tal como se los conoce vulgarmente, pero es impresionante. Es un desierto de sal en todo caso. El más grande (y creo que alto) del mundo. Aparte, es el único que conozco :PSaludos!
Más que los desiertos me ha gustado tu inicial evasión literaria, o fue un desvarío, o una reflexión, o un adorno a tu 'post', o..... ¡Eres un 'crack'!.
Paco, comparto contigo plenamente ese amor por los desiertos. Creo que son magníficos, y al estar en ellos uno se siente pequeño e insignificante, pero puedes pasar días enteros admirándolos.
Yo creo que me perdería. Sin duda. El peligro es que luego igual no querría volver! Las fotos espectaculares, como siempre. Ya no sé si existe lo que enseñas o es la luz o qué coj**** es!! Me das muuuucha envidia!!!
Como dicen Carlos Olmo, el Lençois Maranhenses de Brasil es de los más increíbles.Un mar de dunas.. http://fotosmundo.net/mar-dunas-brasil/
Y el desierto d Tabernas de Almeria me parece d tanta belleza como los demás sobre todo cuando llueve q es d una belleza total.
En Colombia el desierto de la Tatacoa.Un aplauzo para la foto de Atacama Chile.
En Venezuela, está el desierto Parque Nacional Médanos de Coro, en el estado Falcón, sería el Séptimo no mencionado aquí. Saludos, muy buena información y fotos
Paco: No hay que olvidar El Gobi, con su parte verde y su cordillera de dunas, aunque casi toda Mongolia se puede considerar "desierto", kilometros y kilometros sin ver a nadie, sin pueblos, sin carreteras, solo los grandes espacios y el azul del cielo y las noches contemplando miles de estrellas.
Unas ganas locas de ir a Groenlandia tras leer tu post. Yo a-d-o-r-o los desiertos, y siento especial predilección por los que están junto al mar. Paradójico, verdad? Toda esa masa inmensa de agua junto a esa extrema sequedad. De entre todos - que hay muchos - mi favorito está en el Parque Nacional Pan de Azúcar en Chile. No dejéis de montar la tienda allí unos cuantos días camino de San Pedro de Atacama. Y no esperéis la "muerte" de otros desiertos, y preparaos para ver lobos marinos, pinguinos, zorros,.. Es un paraíso.
Maravillas de la naturaleza ,me gustaria conocerlos ,si no fuese posible, con tu descripcion y fotos nos sirven para saborear lo sensacional que seria colocarse en alguno de ellos.Muchisimas gracias.
Muy buena colección... Solo añadiría la zona del Karakorum... que aunque cordillera, es como un desierto en vertical: nada de vegetación, dunas inmensas y 8miles insertados como una mandíbula en el paisaje: http://asolasconelmundo.wordpress.com/2011/08/25/karakorum-highway/
El Empty Quarter de Arabia Saudi/Omán (creo que en español es El Lugar Vacío) y Wahiba Sands en Omán. Los colores rojizos de la arena fina fina son irreales, parece una pintura y sin embargo es real.
Hoy no me entra el comentario,no hay manera,a ver ahora Nieves
El desierto del Namib (en Namibia) es espectacular: arena rojiza y dunas de cientos de metros de altura. Además de poder contemplar "Dead Vlei", un valle con árboles petrificados en medio de la nada.http://www.morroturismo.com
Como siempre espectaculares imágenes.Gracias por compartirlas
Espectaculares imagenes...http://serendipity-fotografia.com/
"Sensación de lejanía, paz y soledad" También es un amor compartido. Me encantan esas sombras en las dunas rojizas de la primera foto. Se parecen al Desierto Namib como han nombrado por ahí. Y la del Desierto de Atacama es una maravilla.Eso de estar dentro de un gran vaso de leche apetece.Buenas recomendaciones. Podría añadirse el Desierto Blanco de Egipto (con los merengues) o el Gobi donde he estado hace poco.Besos, Lawrence.
No se si sería correcto incluir al Gran Cañón del Colorado en esta categoría, lo cierto es que a mí me impresionó muchísimo.http://devacacionesnosvamos.blogspot.com.es
Otro desierto mágico, además de por sus colores, su silencio y sus dimensiones, por su antigüedad y leyendas: el del Namib, en Namibia!
... alguien ha mencionado Erg Chebbi. Es bien cierto. Nuestro vecinito del Sur tiene paisajes desérticos como para dejar con la boca abierta a más de uno. Bajad hasta Erfoud, tomad el camino hacia Merzouga -hoy ya muy bien señalizado y asfaltado-,. Una vez allí podéis quedaros dos o tres días en uno cualquiera de los albergues que hay al pie de las dunas. No será difícil encontrar a alguien que os suba a la gran duna, en dromedario, a la caída de la tarde. Dejaos mecer por el suave andar del animal, cerrad los ojos y soñad. Pasad la noche y al amanecer siguiente asistiréis a uno de los espectáculos que ningún ser humano debería perderse. Mientras el sol sale, entre la bruma, veréis como las dunas van cambiando de color, a la vez que oís, tenuemente, la primera llamada a la oración desde cualquiera de las mezquitas que existen en los pueblecillos cercanos. Recuerdo a mis compañeros de viaje y a mí mismo, sentados todos en el filo de una duna, mirando hacia el Este, en silencio.....
La verdad es que las imagenes son alucinantes, yo he ido a algunos lugares pero a otros todavia no, espero que pueda ir a todos jejej, saludos desde http://tierrasinai.com/tours-a-italia-tours-a-milan-sicilia-roma.html
¿Cómo? ¿y el desierto de Samalayuca? sus grabados en rocas? ese desierto es fantástico, si alguno de ustedes tiene tiempo deberían darse una vuelta por la fan page y consultar el link de ventas en linea, es muy segura y cómoda.https://www.viajesespectaculares.com/Saludos!
PACOTE AMOOOOOOOOOOOOO!Besos!
hola pacotienes que visitar Merzouga que es conocida por sus dunas, las más altas de Marruecos. Las fronteras de la aldea de hecho el más grande erg de Marruecos, Erg Chebbi. Las espectaculares dunas doradas de Erg Chebbi se encuentran entre las más notables del Sahara.
Espectacular como siempre,