Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enrique de Inglaterra, de fiesta en Las Vegas

El nieto de Isabel II pasó el fin de semana jugando a las cartas y disfrutando de la piscina

Ampliar foto
Enrique de Inglaterra en un hotel de Las Vegas.

Enrique de Inglaterra no termina de sacudirse su fama de juerguista  y el fin de semana, el nieto de la reina Isabel II dio rienda suelta en Las Vegas a esa vena más desenfadada a la que tuvo acostumbrados a los tabloides de su país hace un tiempo. Al joven de 27 años se lo pudo ver disfrutando con unos amigos y amigas en la piscina del hotel MGM Grand's Wet Republic.

Probablemente el grupo hubiera pasado desapercibido para la prensa si no hubiera sido porque en el mismo recinto se hospedaba Jennifer López con su actual pareja, el bailarín Casper Smart, donde se encontraba descansando antes de uno de sus conciertos de la gira que comparte con Enrique Iglesias. Los teleobjetivos que apuntaban a la cantante pronto repararon en un joven con el torso desnudo, bermudas rojas con flores blancas, gafas de sol y un gorro borsalino blanco que chapoteaba en la piscina, alterando el cubata con una pelota de playa, junto a unas chicas en bañador. A los reporteros no se les escapó que se trataba del tercer heredero en la sucesión al trono de Inglaterra.

Según The Sun y The Daily Beast, Enrique de Inglaterra reservó un bungalow privado junto a cinco amigos y cinco amigas en el que pasó disfrutando de su piscina toda la mañana del sábado. Por la noche acudió a uno de los casinos a jugar a las cartas. No es la primera vez que el hermano del príncipe Guillermo prueba suerte en una mesa de Las Vegas. En noviembre de 2010, el hijo menor de Diana de Gales y Carlos de Inglaterra acudió en una Harley para jugar varias rondas de blackjack, el joven se encontraba en Estados Unidos realizando un programa de entrenamiento de dos meses para aprender a pilotar un helicóptero militar.

En domingo, el príncipe Enrique repitió fiesta en la piscina pero cambió de hotel. La cadena ABC indica que se trasladó al Encore Beach Club donde, al parecer, volvió a coincidir con otra cara conocida, el nadador estadounidense y medallista olímpico Ryan Lochte, que ese mismo día celebraba su 28 cumpleaños.