Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Nunca he estado interesado en vender mi vida personal”

Los labios de Robert Pattinson siguen sellados.- El actor se niega a decir palabra sobre su ruptura amorosa con Kristen Stewart en todas las entrevistas

El actor Robert Pattinson y el director David Cronenberg en Wall Street
El actor Robert Pattinson y el director David Cronenberg en Wall Street EFE

Robert Pattinson, el vampiro con cara de niño bueno de Hollywood, ha tenido a todo el mundo esperando a que suelte una palabra, una frase, un gesto, lo que sea que arroje un poco de claridad sobre el culebrón más comentado del verano. Este miércoles el actor se ha presentado en el programa Good Morning America para hablar de su última película Cosmopolis, del director David Cronenberg, y en donde miles de fans esperaban despejar las dudas acerca de su vida amorosa. “¿Qué quieres que tus fans sepan acerca de lo que está pasando con tu vida personal?”, preguntó el entrevistador. Discreto como siempre Pattinson solo se limitó a responder: “Quiero que mis fans sepan… sepan que Cinnamon Toast Crunch tiene tan sólo 30 calorías por plato”, bromeó. “Nunca he estado interesado en vender mi vida personal”, remató tajantemente. Fin de la historia. De momento.

Desde que salió a la luz la infidelidad de su novia, la actriz Kristen Stewart, el joven de 26 años, ha hecho un par de apariciones públicas. Una en Wall Street. Acudió para promocionar Cosmopolis, y en la que se encargó ayer de dar el tradicional campanazo con el que arranca la Bolsa. En este escenario no abrió la boca sobre Kristen. La otra, en el programa The Daily Show del comediante Jon Stewart el pasado lunes. Ni siquiera el helado de la marca Ben & Jerry que le ofreció el presentador ha conseguido que el joven de 26 años, espigado y de semblante pálido, revele sus sentimientos. “Cuéntamelo todo”, le dijo Stewart mientras compartía con él una tarrina. A Pattinson se le veía algo incómodo. Respondía nervioso a las indirectas del humorista que intentaba sacarle alguna declaración. “La mayoría de los actores siguen un guión. Voy a tener que contratar a un publicista", decía entre risas. Después de un rato, el vampiro del Crepúsculo dio una pequeña pista acerca de su estado de ánimo. "Cuando eres joven y te separas, sientes que es el fin del mundo, pero esta la primera vez que veo al mundo reaccionar así. ¡Es una locura!", confesó.

Y es que la reacción del mundo entero le puede costar muy caro a esta pareja de actores. La indiscreción ya le ha pasado factura a Stewart y posiblemente no rodará la segunda parte de la cinta Blancanieves y la leyenda del cazador, según lo han relatado fuentes anónimas de la compañía Universal a la revista Hollywood Reporter. La joven, que ha sido elegida como la mejor pagas por la revista Forbes, podría perderse de ganar 10 millones de dólares (unos ocho millones de euros), de no aparecer en el filme. Aún no queda claro si el director Rupert Sanders, el tercero en discordia, volverá a dirigir la historia.

Cuando eres joven y te separas, sientes que es el fin del mundo

Todo empezó hace un mes. Unas fotografías mostraban la infidelidad de Kristen Stewart con el director Rupert Sanders. Ambos habían trabajado recientemente en la película Blancanieves y la leyenda del cazador, donde ella era la protagonista. El día en que se publicaron las imágenes, la actriz pidió una disculpa pública. "Esta momentánea indiscreción ha puesto en peligro lo más importante de mi vida, la persona que más quiero y respeto, Rob. Le quiero, le quiero. Lo siento tanto". El cineasta, 22 años mayor que la joven, casado y con hijos, hizo lo mismo. "Mi hermosa mujer y mis hijos celestiales son todo lo que tengo en este mundo". Después de estos comunicados reinó el silencio. La mujer de Sanders, la modelo Liberty Ross, no permaneció muda y respondió a la infidelidad de su marido con un solitario Wow en su cuenta de Twitter, el pasado 24 de julio. A continuación borró su cuenta. Sin embargo, su supuesta cuenta en Instagram se mantuvo abierta, y allí se publicó una foto en la que aparece Blancanieves bebiendo en la que dice: “No es tan linda y pura, después de todo”. Según el portal de noticias Radaronline, la modelo le ha prohibido a su marido que dirija la segunda parte de Blancanieves para salvar su matrimonio.

La actriz podría no rodar la segunda parte de Blancanieves. De no hacerlo, se perdería de ganar 8 millones de euros

Desde que se hizo pública la infidelidad, Pattinson ha huido de los reflectores. Dejó la casa que compartía con la actriz en Malibú y se marchó a Londres para pasar unos días junto a su familia y amigos. Los medios lo retrataron como un hombre devastado por la situación. Sin embargo, la revista US Weekly aseguró, en junio pasado, que el joven había sido visto en un bar de California divirtiéndose. Su gran amiga Reese Whiterspoon ha sido uno de sus grandes apoyos y le ha prestado su residencia de verano, una mansión valorada en 6,8 millones de dólares, para que pudiera estar tranquilo y recuperarse del bache amoroso.

Sobre Kristen se sabe poco. La actriz también abandonó la casa de Malibú, y se refugió con su amigo el productor italiano Giovanni Agnelli, que la ha defendido a capa y espada desde que comenzó todo. “No hubo affaire en el set, dejen de publicar mentiras", publicaba el productor en su cuenta de twitter. Ella también ha rehusado a aparecer en público y a dar entrevistas sobre el asunto.

Pero en este cuento de traiciones, amores, mentiras e infidelidades hay una tercera víctima: Bear, el perro de la pareja. Stewart y Pattinson encontraron al cachorro en un refugio en Nueva Orleans, el año pasado. “Estaba en su sexto día de siete", comentó el actor al programa Regis y Kelly en 2011. "Por coincidencia acabé viajando en un avión privado tres días después. Era un poco ridículo. Tres días después de eso íbamos a ir a Los Ángeles y el cachorro tenía su propio asiento en el avión.”, dijo entre risas. Desde entonces el animal ha hecho más que honor al refrán que dice que el perro es el mejor amigo del hombre, ya que sus dueños van a luchar por su custodia. “Después de que Rob se mudara de los Ángeles, le dijo a Kristen que quería a Bear para superar lo que pasó”, relató una fuente cercana a la pareja. La actriz tampoco cederá fácilmente el cuidado de la mascota y peleará la custodia compartida. “Ella siempre ha sentido que es su bebé”, dijo la misma fuente.

A pesar de que en este vaivén de emociones no se sabe cuál será el movimiento final, el verano aún no termina y todo apunta a que los menesteres de estos dos famosos tampoco. Solo queda esperar a que la pareja más popular del momento resuelva sus diferencias en paz. Por el bien de Bear.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >