Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres mujeres y tres niños mueren en el puente maldito del Canal de Castilla

La madre de Ibai, de 12 años, se tiró al agua, pero no pudo salvar a su hijo

Catorce personas han perdido la vida en ese mismo lugar en tres accidentes desde 1973

Los accesos a Zarzosa del Río Pisuerga (36 habitantes) son sinuosos. Las carreteras que conducen a esta localidad burgalesa están salpicadas de puentes de doble sentido por los que apenas puede pasar un solo automóvil. En uno de ellos, el de Naveros de Pisuerga, ya en la provincia de Palencia, seis personas: tres mujeres y tres menores, de 6, 12 y 15 años, perdieron la vida en la madrugada del sábado, cuando la furgoneta en la que viajaban, una Volkswagen Touran, se salió de la vía, atravesó el guardarraíl y cayó en el Canal de Castilla, donde fue engullida por las aguas.

El accidente ocurrió a las 4.45 en el kilómetro 8,400 de la carretera provincial PP-6112, a la altura de la esclusa número 13 del Canal de Castilla, en una curva muy cerrada que conocen bien los vecinos de la zona y que ya ha robado la vida a 14 personas en tres accidentes. En uno de ellos, hace 39 años, murieron cinco jóvenes de entre 16 y 21 años —cuatro chicas, tres de ellas hermanas, y dos chicos— también procedentes de Zarzosa del Río Pisuerga. Un ramo de flores artificiales y descoloridas por el paso del tiempo sujeto a la esclusa recuerda lo funesto del lugar.

Los seis fallecidos en la madrugada del sábado regresaban de las fiestas patronales de San Llorente de la Vega (Burgos), a menos de 10 kilómetros de Zarzosa, donde solían veranear. “Hay cuatro familias afectadas”, explica una vecina del municipio. Dos de las víctimas, Marta Santamaría Madrazo, de 37 años, y, su hija Irati Lanz Santamaría, de 6, vivían en Bilbao. En el coche también viajaba el sobrino de Santamaría, Ibai Azkue Arroyo, de 12 años, residente en Getxo. Su madre, que presenció el accidente porque circulaba detrás de la furgoneta, se lanzó al canal para “intentar salvarle la vida”, explicó el alcalde del municipio, Jesús Damián García Herrero. La mujer estuvo también a punto de ahogarse intentando salvar a su hijo y tuvo que ser rescatada con “sogas”, según relatan fuentes cercanas a la familia.

Las otras tres víctimas son Paula Santamaría García, de 15 años y Laura Pérez Martín, de 18 años, ambas de Burgos, y Margarita Alonso Corta, de 36 años. Esta última vivía en Barcelona y pasaba unos días en el pueblo para visitar a su abuelo y su tía. “Fuimos a ayudarles en cuanto nos enteramos, pero cuando llegamos no pudimos hacer nada”, lamenta el alcalde pedáneo de Naveros del Pisuerga, Carlos Rey.

“Es un puente maldito”, repetían dos vecinas del pueblo. Y no es el más peligroso. El puente de Castrillos del Pisuerga, en una curva aún más estrecha, carece de barrera de protección, y en otro, a la entrada de Zarzosa, una valla oxidada y doblada separa la calzada del abismo del canal. Un cartel de “tramo peligroso” es el único salvavidas.

“Son puentes de piedra, las vallas se han ido cayendo, y aunque nos hemos quejado, nadie ha hecho nada”, protesta Carmen. Muchos vecinos prefieren dar un rodeo y evitar “los puentes de la muerte”. El secretario general de la Subdelegación de Gobierno de Palencia, Javier Pérez Vázquez, visitó este sábado la zona.

La bandera del Ayuntamiento de Zarzosa ondea a media asta. El alcalde del pueblo ha decretado seis días de luto y ha suspendido las fiestas del verano. “Somos muy pocos, y nos conocemos todos, estamos muy dolidos”, susurraba ayer Jesús Damián García.

Los cuerpos fueron trasladados este sábado al tanatorio de Palencia, donde se les practicó la autopsia, y posteriormente a Herrera del Pisuerga para el velatorio. La directora general de Tráfico, María Seguí, se desplazó hasta esta localidad para dar el pésame a las familias. Según fuentes de la Subdelegación de Gobierno de Palencia, este domingo se celebrará un funeral común en Zarzosa, al que acudirá el subsecretario de Interior, Luis Aguilera Ruiz.

Hasta las ocho de la tarde de este sábado, 14 personas murieron en las carreteras el fin de semana en ocho siniestros.