Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paloma Segrelles se divorcia por la infidelidad de su marido

La relaciones públicas pone punto final a seis años de matrimonio con Emilio Álvarez, heredero del imperio Eulen

Ampliar foto
Paloma Segrelles y Emilio Álvarez.

Se acabó el tiempo de espera y reflexión que se había impuesto por el bien de sus hijas gemelas Paloma y Tiziana, de cuatro años, y durante el cual la pareja siguió residiendo bajo el mismo techo de su casa en la exclusiva urbanización Puerta de Hierro. Paloma Segrelles hija, una de las grandes animadoras de la escena social madrileña, ha tomado la decisión de presentar la demanda de divorcio contra su marido, Emilio Álvarez, tras seis años de matrimonio. La infidelidad continuada de Emilio, hijo del fundador del imperio de empresas Eulen, ha empujado finalmente a Segrelles a dar por zanjado un matrimonio que pasaba por ser de los más sólidos de su círculo y a cuyas fiestas acudía todo el quién es quién de la sociedad de la capital. La publicación hace unas semanas de una foto de Emilio besándose con una joven rubia en Valladolid fue el detonante de una crisis que, finalmente, se salda hoy con la ruptura definitiva de la pareja a instancias de Segrelles.

“Las circunstancias no han cambiado”. Así justifica Paloma su paso en la carta personal mediante la que ha querido informar a aquellos periodistas que “han tratado con delicadeza la grave situación” que atraviesa, y a los que ha expresado su agradecimiento por su discreción dado que es consciente que “algunos tenían la información desde hace meses”. Paloma, que se muestra serena aunque muy triste, admite que ha sido la perplejidad que sintió al enterarse de la relación paralela de su marido, la que ha determinado su tardanza en tomar una decisión al respecto.

Hasta la publicación de la fotografía, tomada mediante un teléfono móvil, Segrelles no dio crédito a otros indicios que le habían llegado mediante terceras personas, dado que su matrimonio funcionaba más que bien. Cenas, regalos, fiestas, la vida cotidiana de la pareja no hacía sospechar a nadie que hubiera problemas en la relación. Y menos que nadie, a Paloma. La constatación de la infidelidad, su exposición a la opinión pública, y la falta de un compromiso claro de Álvarez de renunciar a su libertad e independencia personal en todos los terrenos es la que ha decidido a Paloma a tomar la determinación de poner fin a su matrimonio.

La boda de Paloma Segrelles, hija, y Emilio Álvarez supuso un acontecimiento en la alta sociedad madrileña. Ella, hija de Paloma Segrelles, una de las grandes anfitrionas de la Transición, capaz de juntar en la misma mesa a políticos de todo signo con personalidades de la cultura y el espectáculo. Él, hijo de David Álvarez, fundador del grupo Eulen, propietario, entre otras, de las bodegas Vega Sicilia. Todo Madrid acudió al enlace que acaba hoy, como tantos, en los juzgados de familia.