Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Hay crisis entre Hollande y Trierweiler?

El primogénito del presidente revela la amargura de su padre por el 'tuit' de la primera dama apoyando al tránsfuga socialista

Ampliar foto
El presidente de Francia François Hollande y la primera dama Valérie Trierweiler.

La primera dama francesa está desaparecida del mapa, y hace un par de semanas que no se la ve en actos públicos. Pero el tuit que envió Valérie Trierweiler apoyando al tránsfuga socialista que se enfrentaba en las legislativas a Ségolène Royal, expareja y madre de los cuatro hijos de François Hollande, sigue coleando.

Hoy se ha sabido que Thomas Hollande, el hijo mayor de Royal y el jefe del Estado, considera que el mensaje de Trierweiler “destruyó la imagen normal que se había construido” Hollande. Este prometió durante la campaña electoral que sería un presidente normal, por oposición a la escasa normalidad de Nicolas Sarkozy. “Lo que le reprocho al tuit es que mezcló la vida privada con la vida pública”, afirma el joven de 27 años en el semanario Le Point. Y añade: “Me da pena por mi padre porque detesta absolutamente que se hable de su vida privada”.

El ambiente en las familias del inquilino del Elíseo sigue siendo muy tenso, según se desprende del relato del primogénito. El locuaz abogado comenta que el jefe del Estado se quedó “estupefacto” al conocer el tuit de su compañera contra su excompañera: “Yo ya sabía que alguna cosa podía pasar, pero no un golpe tan grande. Es alucinante”, afirma Thomas. La cosa está tan mal que él y sus hermanos han decidido no ver más a la periodista. “Es lógico, ¿no?, lo primero es normalizar las relaciones con nuestro padre”.

 El inoportuno tuit de la primera dama fue materia de inquietud en el Partido Socialista, y se convirtió en asunto de Estado cuando el primer ministro, Jean-Marc Ayrault, pidió a Trierweiler que fuera más discreta. La visible incomodidad de la periodista en su nuevo papel y su salida de tono se juzga hoy como el mayor error político del complicado inicio de mandato del presidente socialista, que ha solventado sin un rasguño numerosas citas internacionales y nacionales.

Su hijo mayor cuenta que Hollande ha pedido a sus vástagos que no alimenten más el folletón, y a cambio ha prometido que dará explicaciones y aclarará el papel de la primera dama. Fuentes del Elíseo han dejado caer que Hollande podría hablar por primera vez de la polémica en la entrevista televisada que concederá el sábado, 14 de julio, fiesta nacional.

Aunque en círculos socialistas se especula incluso con una posible separación de la pareja presidencial, la conclusión de Hollande hijo da a entender que Trierweiler seguirá junto a su hombre. “Esta situación es un factor de inestabilidad. O es periodista o tiene un despacho en el Elíseo… Y sobre todo”, añade, “¡nada de un segundo tuit!”.

Sobre su madre, Ségoléne Royal, Thomas Hollande piensa que quizá pueda ser “ministra, en un momento no muy lejano. En política nunca se muere…”.