Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lenny Kravitz diseña muebles con Philippe Starck

El músico reinterpreta en clave rockera la famosa silla ‘Mademoiselle’ del creador francés.- El modelo se ha presentado en la Feria del Mueble de Milán

Ampliar foto
Philippe Starck y Lenny Kravitz, en la Feria de Milán.

Una buena y (creativa) amistad. Esa es la relación que ahora mantienen el cantante, compositor y actor Lenny Kravitz (Nueva York, 1964) con ese diseñador insaciable e imaginativo que es Philippe Starck (París, 1949). Y de la unión de dos artistas singulares ha nacido ‘Kartell goes rock, nombre de la colección de seis sillas que el músico ha presentado recientemente en la Feria del Mueble de Milán. La fuente de inspiración de Kravitz ha sido el emblemático modelo ‘Mademoiselle’ de Starck, a la que ha dotado de un estilo más rockero y por eso la ha forrado con algunos de los materiales que viste con frecuencia: piel de pitón y cuero.

 Según contó el músico en Milán, este impulso creativo tiene su origen en la infancia. “Desde que pequeño para mí fue siempre muy importante la decoración de mi habitación. Solía comprar los cuadros, telas y lámparas y adornar mi cuarto como yo quería”, confesó en la feria, recién llegado de una gira por Corea. Kravitz, que acaba de regresar al cine con la taquillera The hunger games (Los juegos del hambre), aseguró que a la hora de amueblar su casa deja brotar “su espíritu diseñador” y dijo que su primera obra, un sofá en forma de ele tapizado con piel de cocodrilo, todavía presidía el salón de su casa de Nueva Orleáns.

El rockero, que estuvo casado con la actriz Lisa Bonet (Bill Cosby) y con la que tiene una hija, señaló que al principio cuando empezó a diseñar se percató de que hacía piezas que no podía encontrar en las tiendas y otras veces se topaba con enseres que no podía costearse así que los imitaba. Fundó su compañía de diseño Kravitz Design Inc., en 2003. Trabajó con Swarovski en una serie de candelabros de cristal, ideó un estudio de grabación de lujo en Miami Beach y el salón Florida Room en el hotel Delano en Miami, entre otros proyectos.

Con este pasado, no puede decirse que sea un advenedizo en el cambiante mundo de la decoración. Y en el camino, logró atraer la atención del diseñador francés. El responsable del restaurante Ramsés de Madrid, del hotel Mondrian de Los Ángeles o la librería Taschen de París conoció a Kravitz a través de su hija, Ara Starck, integrante de la banda The Two. “Este es solo es el comienzo, pero le ha ido muy bien”, declaró Starck en Milán. “Es un tipo muy, muy inteligente y como todos los músicos tiene una gran intuición y ha logrado que el ambiente de la noche se plasme en el diseño”, añadió.

Kravitz, por su parte, aseguró que lo que ha intentado ha sido  “reinterpretar” la silla ‘Mademoiselle’ y darle “su toque”. “Me encanta lo que hago y lo aprecio ahora más que nunca. Cuando era joven creo que corría demasiado y no logré asimilar todo; ahora saboreo cada momento que me dedico a crear”, opinó el músico. Y como un adicto al trabajo ha confesado que lleva a su equipo de diseño a sus giras y que tras los conciertos se ponen a prodicir “pues una cosa impulsa a la otra”.

Así que Kravitz, no contento con la silla, también presentó su colección de azulejos Goccia (Gota). Pintados en gris antracita y blanco brillante, para lograrlos fueron necesarios prototipos, muestras y nuevos diseños hasta que consiguió el efecto deseado, una impresión ondulante sobre las paredes.