Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Cementerio nuclear en Villar de Cañas

¿Cómo puede haber tanta ignorancia política en esta región? ¿Es que los que nos gobiernan no son capaces de generar riqueza de otro modo más sano? Poner en riesgo la vida de miles de personas y su futuro, aniquilar una zona como se va a aniquilar, es una vergüenza. La Mancha conquense está llena de riqueza cultural y ecológica, su paisaje con diferentes matices de colores durante las distintas estaciones del año es precioso. La zona nunca se le valoró como debió valorarse, nunca se fomentó el turismo, nunca se le ayudó a su desarrollo. Siempre se miró hacia otro lado, hacia la sierra, por cierto preciosa. Quizás ahora comiencen un poco a poner la mirada en La Mancha conquense, pero tal vez ya es demasiado tarde. En otras comunidades, otras provincias, otros países si tuvieran una zona con tantos recursos turísticos lo hubieran convertido en oro. Pueblos con castillos como Uclés, Garcimuñoz, y Belmonte, escritores que nacieron allí como Fray Luis de León en Belmonte y estuvo algunos años viviendo en Garcimuñoz antes de irse a Salamanca. También el poeta Jorge Manrique estuvo muy vinculado a la zona, en Santa María del Campo Rus vivió los últimos meses de su vida y posiblemente allí también escribió sus coplas más famosas, o Don Juan Manuel, autor del Conde Lucanor, que residió prácticamente toda su vida aquí. Hay pueblos con huellas celtas, árabes y después cristianas, casas-palacios, ruinas romanas como Segóbriga… Quizás ya sea tarde para rectificar, para darle una oportunidad de cambio a la zona de una forma positiva y no de la forma dramática y engañosa como es instalar el ATC en Villar de Cañas, que no va a traer ningún beneficio para la zona, si no todo lo contrario.— Elena Sáiz Sepúlveda. 

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.