Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Modelo millonaria de día, princesa invisible de noche

Carlota de Mónaco huye de la prensa pero ficha como imagen de Gucci

Carlota Casiraghi quiere ser modelo millonaria de día y princesa invisible de noche. Es el doble rasero con que la hija de Carolina de Mónaco se mueve a sus 25 años. El mundo de la moda le tienta desde hace años y ahora ha sucumbido a él por una sustanciosa oferta de Gucci, que acaba de anunciar su fichaje. A lo largo de los dos próximos años, Carlota protagonizará una serie de sesiones ante los objetivos de cuatro de los fotógrafos más importantes del mundo. Los primeros retratos, difundidos llevan la firma de Peter Lindbergh, que ha trabajado con rostros tan conocidos como los de Christy Turlington, Naomi Campbell, Linda Evangelista y Cindy Crawford.

 Pero ahí no acaba el trabajo para Carlota. La princesa se atreve también con el diseño y colaborará en la creación de las colecciones con la directora de la marca Frida Giannini. Todo ello supone una gran revolución profesional para la hija de Carolina de Mónaco que hasta ahora era tan solo la imagen de la línea ecuestre por sus dotes como amazona.

Sin embargo este salto a la pasarela de Carlota pone en entredicho su obsesión, casi enfermiza, por pasar inadvertida cuando asume su papel de princesa de Mónaco. Ella, como todos los Grimaldi, hace equilibrios entre la vida pública y la privada según le conviene.

Hace dos meses Carlota Casiraghi aseguró que era víctima de una persecución permanente de un grupo fotógrafos que ponían en peligro su vida. Por eso, su abogado Alain Toucas, el mismo que defendió a Diana de Gales, presentó una denuncia penal, por "violencia moral" y "montajes" contra un grupo de paparazi. “En los últimos días", explicó el abogado, "mi clienta ha sido perseguida sin descanso, día y noche, por una docena de individuos y/o fotógrafos”, argumentó.

Carlota esos días era objeto de especial atención por su relación el actor francés de origen marroquí Gad Elmaleh. La pareja se conoció el pasado mes de diciembre. Los paparazzi siguen sin éxito a la caza de la pareja. Pero el que sí se ha dejado fotografiar es su ya exnovio Alex Dellal, que ha sustituído a la princesa por una modelo. Y es que parece que realeza y pasarela van unidas cuando se trata de los Grimaldi.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >