Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollywood se rinde ante los zapatos rojos de 'El mago de Oz'

Leonardo DiCaprio y Steven Spielberg le regalan a la Academia del Cine los famosos escarpines de la película protagonizada por Judy Garland

Los zapatos brillantes rojo rubí de 'El mago de Oz'.
Los zapatos brillantes rojo rubí de 'El mago de Oz'.

No, Leonardo DiCaprio no piensa protagonizar una nueva versión de El mago de Oz. Ni siquiera pretende que las chinelas rojo rubí de El mago de Oz sean un regalo para su última conquista. Pero, quizá, sin pretenderlo, el actor de Titanic y J. Edgar se ha convertido en uno de los ángeles de la guarda de Hollywood, junto a Steven Speilberg, al comprar y donar los zapatos que lucía Judy Garland en la película de Victor Fleming -adaptación de la novela de L. Frank Baum- que se estrenó en 1939. Los dos brillantes ejemplares ocuparán un lugar de honor en el futuro Museo del Cine de la Academia, que se instalará en el histórico edificio May Company, en Los Ángeles.

 “Los zapatos ocupan un lugar extraordinario en el corazón de los espectadores de todo el mundo”, afirma el presidente de Walt Disney, y responsable de la campaña para la creación del museo. “El apasionante patrocinio de Leo nos ha ayudado a traer a casa esta legendaria pieza del cine", añade otro ejecutivo de la institución.

Existen cuatro pares de los singulares zapatos que, antes de ser de Dorothy y caminar con ellos por la carretera de ladrillos amarillos los calzó la malvaba bruja del oeste, pero éste adquirido por el actor es el que en mejor estado se encuentra. Se dice que se trata de los que Garland llevó durante las escenas en que su personaje taconea tres veces con ellos y puede volver a su casa en Kansas..

Después que acabara la producción en 1939, todo el vestuario, incluido los zapatos, se guardaron en uno de los estudios de MGM durante 30 años. Fue el diseñador Kent Warner quien los encontró en 1970 cuando preparaba una subasta de El mago de Oz. Uno de los pares se subastó y fue donado anónimamente al Smithsonian en 1979. Warner Bros. guardó en su colección privada el mejor par de todos, subastándolo en 1981, que fue adquirido por un coleccionista en 1988.

Los zapatos salieron a subasta en la casa Profiles in History junto con otros objetos míticos de la historia del cine, y aunque en principio la Academia no iba a pujar por ellos, pero con la ayuda de DiCaprio, el director de E.T. y otros benefactores, formarán parte de la colección del museo. No ha trascendido lo que se ha pagado por ellos. Rhys Thomas, creador de los archifamosos zapatos, los considera "el Santo Grial de los  objetos de interés de Hollywood”. Pero a su juicio, más que unas piezas memorables representan "el poder de la imaginación de la inocencia americana".