Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 15-M recibe con un grito mudo el inicio de la jornada de reflexión electoral

Antifascistas se han manifestado por la tarde junto a ciudadanos que protestaban por las seis personas detenidas ayer durante la marcha por la enseñanza

Unas 500 personas han recibido con un grito mudo el inicio de la jornada de reflexión electoral en la Puerta del Sol. Sentado en el suelo, con velas y las manos alzadas han repetido el desafío que ya en las pasadas elecciones autonómicas del 22 de mayo realizaron al protestar en la Puerta del Sol.

Esta vez el número de ciudadanos indignados apoyando la protesta era considerablemente menor que en las multitudinarias protestas de la jornada de reflexión de mayo. Tampoco han podido repetir la acampada callejera: la policía les ha obligado a desmontar una precaria estructura precaria hecha con cartones bajo la que se acababan de refugiar varias personas. Para mañana, los activistas han convocado una jornada de reflexión conjunta en el kilómetro cero y a las cinco de la tarde colocarán un atril en el que se escucharán críticas y propuestas dirigidas al presidente del Gobierno entrante.

El 15-M ha coincidido en la Puerta del Sol con dos centenares de personas, convocados por la Coordinadora Antifascista de Madrid,que se han manifestado desde las ocho de tarde bajo el lema Lo llaman democracia y no lo es de Cibeles a la Puerta del Sol. Los indignados protestaban porlas detenciones de seis personas en un altercado frente al Congreso de los Diputados tras la marcha de la comunidad educativa que reunió a más de 26.000 manifestantes.

Los manifestantes antifascistashan subido por el carril derecho de la calle Alcalá coreando lemas habituales en las concentraciones del 15-M. Los convocantes han defendido la unidad de acción del movimiento, aunque han precisado que "la unidad sin ideología no lleva a ninguna parte", en referencia al carácter apolítico quelos indignados declaran defender desde sus orígenes.

La marcha contaba con la autorización de la Junta Electoral Provincial ya que ha sido comunicada por un particular en tiempo y forma, según han informado a Europa Press fuentes de la Delegación del Gobierno en Madrid. El área que dirige Dolores Carrión ha acatado la decisión y ha organizado un amplio despliegue policial con numerosos furgones tanto en la Puerta del Sol como en las calles aledañas.

La manifestación ha concluido en el kilómetro cero con medio millar de concentrados que han escuchado la lectura de un comunicado. Han reclamado "libertad para los detenidos" y que acabe la "represión policial". Además se han escuchado gritos en recuerdo al joven antifascista Carlos Palomino, que falleció acuchillado en el metro por un simpatizante de laextrema derecha.