Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ciudadanos que usan la bicicleta casi a diario aumentan en un millón en cuatro años

Tráfico presenta el Barómetro Anual de la Bicicleta. Casi tres millones de personas usan este vehículo casi todos los días

El número de ciudadanos españoles que utilizan la bicicleta casi a diario en sus desplazamientos ha aumentado en un millón en cuatro años, hasta alcanzar tres millones de usuarios en 2011, mientras que quienes la usan con alguna frecuencia ya alcanza los 15,5 millones, según el Barómetro Anual de la Bicicleta, que hoy ha presentado la Dirección General de Tráfico (DGT).

"La bicicleta es probablemente una forma mucho más segura de desplazarse de lo que la gente piensa", ha considerado el director de Tráfico, Pere Navarro, que ha destacado la reducción de ciclistas muertos, de 79 en 2001 a 67 en 2010, a pesar de que en la última década el número de ciclistas ha aumentado en casi dos millones.

Según el barómetro, la mitad de los ciudadanos que poseen una bici estarían dispuestos a registrarla en el Ayuntamiento -el 17% ha sufrido algún robo- y el 50% estaría dispuesto a pagar entre 35 y 50 euros anuales para asegurarla con cobertura de robo y asistencia en carretera, según ha explicado el secretario técnico de la Red de Ciudades por la Bicicleta, Xavier Corominas.

Navarro ha querido desligar el incremento del uso de la bici de la crisis económica y lo ha atribuido, en cambio, "al gran salto adelante en el sistema público de bicicletas" y a la toma de conciencia de los ciudadanos, "para quienes los temas de salud cada vez cogen más peso".

En la misma línea se ha pronunciado Corominas, que ve en la bicicleta una solución de ahorro. "Circular en bicicleta con seguridad por la calzada es lo que pide la sociedad y la propia crisis, porque los ayuntamientos se ahorrarían mucho en infraestructuras", ha señalado.

El adelanto electoral frustra el nuevo Reglamento de Circulación

El director de Tráfico ha reconocido que el adelanto electoral al 20 de noviembre ha impedido la reforma del Reglamento General de Circulación, que suponía adecuar la norma "al significativo aumento de ciclistas". "El anterior reglamento estaba hecho para el coche", ha dicho Navarro.

En concreto, el nuevo Reglamento preveía que los ciclistas pudieran circular en condiciones de seguridad y comodidad por la calzada, es decir, "plantear vías ciclables y no ciclistas", ha explicado Carlos Poblete, coordinador de la asociación ConBici.

Según Poblete, el objetivo era que "en general" las ciudades tuvieran un límite máximo de velocidad de 30 kilómetros por hora, salvo en un 10% o 15% de vías, en las que los Ayuntamientos podrían establecer otras velocidades. "La calzada es el espacio natural para las bicis, y en caso de conflicto entre bici y peatón hay que tener en cuenta que el peatón es más vulnerable", ha añadido Pere Navarro.