Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botella asegura que Madrid Río está "en perfecto estado"

La delegada de Medio Ambiente cree que la tasa de vegetación marchita está dentro de lo normal y será solventada "al encontrarse en periodo de garantía".- Los árboles muertos serán reemplazados en noviembre

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, se ha declarado esta mañana "asombrada" ante las quejas de la oposición sobre el estado de conservación del arbolado y la vegetación de Madrid Río. Ante la denuncia realizada por UPyD en la comisión del Pleno municipal, Botella ha señalado que la zona se encuentra "en perfecto estado".

Según ha dicho, siempre que se plantan árboles es habitual que aproximadamente uno de cada diez no salga adelante. En el caso de Madrid Río, el porcentaje de marras ha sido del 5,84%, según ha detallado Botella. Los árboles y arbustos muertos "serán repuestos, al encontrarse en periodo de garantía" la concesión municipal para su cuidado, "a partir de noviembre". Respecto a las praderas, "es normal que después de la época estival pasen de verde a amarillo", explicó, y también serán repuestas, en este caso a partir de octubre.

Ecologistas en Acción denunció el pasado mes de junio que los árboles de Madrid Río "no resisten" en el "ambiente artificial creado junto al Manzanares". Según esta organización, la ausencia de espacio para echar raíces y una falta de riego adecuado está afectando al arbolado de la zona. En concreto los ecologistas reseñaban la muerte de tres de los cuatro cedros que sobrevivieron a las obras de soterramiento de la M-30, y a la de dos de los tres abetos que se plantaron a finales del año pasado para sustituirlos.

La explicación de un suspenso

Botella se refirió también al estudio de la European Environmental Bureau (EEB) que a principios de mes suspendió a Madrid en sus esfuerzos por reducir la contaminación. El organismo, que agrupa a 140 organizaciones ecologistas, valoraba nueve criterios en 17 ciudades europeas. La capital ocupaba el puesto 13º, con una nota de 58 (el aprobado era 60).

Botella ha defendido la evaluación obtenida en el apartado de reducción de emisiones, el de peor nota. Según ha explicado, la mejora experimentada entre 2005 y 2009 es superior a la de la ciudad mejor valorada, Berlín, que además, al contrario que Madrid, incumple la normativa europea en partícula PM10.

La delegada atribuye así el suspenso a la denuncia de Ecologistas en Acción (que forma parte del EEB) de que las series temporales habían sido alteradas mediante el cambio de ubicación o la eliminación de estaciones de medición. Botella ha negado que esto sea así, y ha reseñado que, en cualquier caso, esas modificaciones en las estaciones se llevaron a cabo en 2010, mientras que el estudio evalúa los progresos de 2005 a 2009.