Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los piratas que han secuestrado a cinco españoles suelen liberar a sus rehenes en cuatro o cinco días

Los piratas del Golfo de Guinea que capturaron ayer al barco chipriota en el que viajaban los españoles suelen robar la carga del barco, generalmente combustible, y abandonarlo.- Este año han asaltado 19 embarcaciones

Cinco marineros españoles, -uno de ellos de origen peruano- parte de la tripulación de 23 hombres del Mattheos I, un buque quimiquero-petrolero de 46.000 toneladas con bandera chipriota, fueron secuestrados ayer en el golfo de Guinea, a 50 millas de la costa de Togo, adonde se dirigía procedente de Benín cargado de gasolina, según ha confirmado el Ministerio de Asuntos Exteriores y la compañía propietaria del buque, Consultores de Navegación.

Esta empresa ha comunicado que "cree que la tripulación está bien" y ha asegurado que su "bienestar y seguridad es lo más importante en este momento tan difícil". La prensa de Togo asegura que la tripulación está retenida por un grupo de cinco o seis hombres armados que todavía no han hecho ninguna reivindicación. Generalmente, al contrario que los somalíes, los piratas que operan en esta zona suelen secuestrar los barcos para robarles la carga de combustible y después, en cuatro o cinco días, liberarlos, según ha informado a EL PAÍS el portavoz del centro antipiratería de la Oficina Marítima Internacional. En los 19 incidentes que se han producido este año en la zona, nunca han pedido rescate.

Ayer, antes de abordar el Mattheos I, los piratas intentaron capturar otra embarcación noruega sin éxito, según ha informado la Oficina Internacional de Asuntos Marítimos. La tripulación de este barco logró encerrarse en la sala de motores y pedir ayuda. Los piratas, finalmente, abandonaron el buque.

La propietaria del barco secuestrado confía en que la tripulación sea liberada en unos cuatro días, que es el tiempo habitual que permanecen secuestrados los barcos capturados por los piratas del golfo de Guinea. La jefa de prensa de Consultora de Navegación, Sheena Campbell, ha asegurado que a diferencia de los captores somalíes, en esa zona los piratas no suelen exigir un rescate sino que abordan barcos para robar la gasolina y el resto de bienes de valor que posean. Lo hacen trasportando la nave más hacia el sur. Una vez que hacen el trasvase de combustible dejan en libertad a los tripulantes. Campbel espera que en esta ocasión suceda lo mismo y pone como ejemplo un caso similar que ocurrió hace dos semanas con un buque griego.

El ministro de la presidencia, Ramón Jáuregui, ha asegurado que el Gobierno trabaja para que los tripulantes sean liberados "cuanto antes". La embajada española en Ghana (en Togo no hay) es la que está llevando a cabo las gestiones con las autoridades togolesas para resolver el secuestro.

Los marineros españoles son cuatro oficiales y un aprendiz. Uno de ellos, el primer oficial de puente, se llama Manuel Bilbao Baudot y es de Ferrol aunque reside en el municipio de Santa Úrsula (Tenerife). El resto de los tripulantes españoles sería de Galicia. Ana Palencia, la mujer de Bilbao, ha lamentado que nadie les haya informado, por el momento, de la situación en la que se encuentra su marido. "Ayer fue bastante mal con muchas llamadas y muchos nervios pero luego nos hemos enterado poco a poco de cómo ha sido el secuestro y estamos un poco más relajados pero lo peor es no saber nada", ha indicado Palencia a este periódico. Ha asegurado que había comentado con su pareja los riesgos de navegar por esta zona. "Hemos estado leyendo que hay muchos secuestros en este lugar y lo que les interesa es la carga".

En rueda de prensa, Campbell, ha explicado que no han podido contactar con la tripulación y que en el momento del ataque tampoco ellos pudieron dar aviso, y ha destacado que ha sido gracias a la embarcación noruega como han tenido noticia del suceso. Campbell ha explicado que el buque se construyó en 2004 y que es enteramente español, pese a navegar con bandera chipriota. Consultores de Navegación posee otros ocho buques. El Mattheos I cargó en Rotterdam (Holanda) y se dirigió hacia Lomé, la capital de Togo.

La madre de Bilbao, Carmen Baudot, ha comentado en declaraciones a RNE que el Mattheos I se encontraba trasvasando gasolina a un buque noruego cuando fueron abordados por los piratas, según le ha informado la compañía propietaria del barco. La mujer también ha confirmado que el capitán es de nacionalidad peruana y que a bordo también hay marineros de Filipinas y de Chipre.

Saturnino Galán originario de A Coruña pero que reside en Las Palmas, hijo de otro de los tripulantes del mismo nombre, ha declarado a la cadena SER que el lunes había recibido un correo de su padre diciéndole que habían salido de la zona de peligro.

Los actos de piratería han aumentado notablemente en los últimos meses en el golfo de Guinea, lo que llevó a EE UU y Francia a desplegar barcos de guerra en la zona. No obstante, el hecho de que el secuestro se haya producido en esa zona y no en el Índico es alentador según informan desde Consultores de Navegación. "Los piratas somalíes secuestran a cambio de un rescate, en esta zona suelen robar el combustible y todos los bienes de valor que existan en el barco y a los dos días liberan a la tripulación", han indicado a EL PAÍS. La entidad propietaria ha reconocido que el buque no llevaba ningún tipo de seguridad.

Al estar fuera del marco de la Operación Atalanta de lucha contra la piratería en el Índico, y al tener el barco bandera extranjera, será el Ministerio de Asuntos Exteriores, a través de la Embajada de Ghana, y no el de Defensa quien se encargue del asunto. Precisamente, su titular, Carme Chacón, ha aplazado una semana la videoconferencia que hoy tenía previsto realizar con los responsables de las tropas españolas que participan en la operación Atalanta.

"Estamos seguros de que el ataque se produjo a 120 kilómetros al Oeste de Cotonú", declaró a Efe el jefe del Estado Mayor de la Marina de Benin, Maxime Ahoyo, quien subrayó que con los medios a su alcance, la Armada beninesa no fue capaz de intervenir para evitar el secuestro.

Cuarto secuestro de marineros españoles

El secuestro de esta madrugada en el golfo de Guinea es el cuarto que sufren marineros españoles en los últimos años. Dos de estos secuestros afectaron a atuneros vascos y el tercero a un barco de bandera mozambiqueña, a bordo del cual viajaban dos tripulantes españoles.

El 20 de abril de 2008 fue secuestrado por piratas el atunero congelador vasco Playa de Bakio, con 26 tripulantes, 13 de ellos españoles, después de ser asaltado con lanzagranadas por cuatro piratas mientras faenaba a 250 millas de la costa de Somalia, en Aguas Internacionales. Seis días después, tras las negociaciones llevadas a cabo por el Gobierno, los tripulantes fueron liberados.

El de 2 octubre de 2009 el atunero vasco Alakrana, con base en el municipio vizcaíno de Bermeo y 36 tripulantes a bordo, 16 de ellos españoles, fue secuestrado por piratas somalíes en aguas internacionales del Océano Índico a unas 400 millas de la costa de Somalia. El 17 de noviembre, tras 47 días de secuestro, la embarcación y sus tripulantes fueron liberados.

El pasado mayo fueron liberados dos marineros españoles que permanecieron secuestrados durante 137 días por piratas somalíes que asaltaron la embarcación Vega 5 frente a las costas de Mozambique.

Hasta ahora, los secuestros de marineros españoles se habían producido en el Índico, donde faenan una docena de atuneros, principalmente vascos. Este secuestro el el decimonoveno que se produce en lo que va de 2011.

Con información elaborada por Miguel González, Natalia Junquera, Pedro Murillo y Eva Sáiz