Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Policías franceses patrullan con su uniforme por Madrid durante la JMJ

Es la primera vez que agentes galos participan en un dispositivo en España

Si en los próximos días un madrileño o un visitante se encuentra con un policía nacional francés vestido con su uniforme azul claro, no debe confundirse ni pensar que ha viajado hasta el país vecino. La celebración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se prolongará hasta el próximo domingo, ha brindado la ocasión para que por primera vez en España patrullen agentes galos en un dispositivo conjunto de seguridad con las unidades de intervención policial (UIP, más conocidos como antidisturbios) para informar a los ciudadanos francoparlantes que visiten Madrid.

Este dispositivo, novedoso en España, lleva funcionando desde 2008: 26 agentes españoles con conocimientos de francés han participado en la vendimia o el Tour de Francia o han acudido a lugares como París, Eurodisney, Orleáns, Burdeos, el Festival de Aviñón o Carcasona, según ha informado esta mañana la Dirección General de la Policía.

Este intercambio de agentes forma parte de las llamadas "comisarías europeas", cuyo amparo normativo se encuentra en el Tratado de Prüm, que permite que los agentes patrullen y desarrollen su trabajo a las órdenes de los policías del país al que se desplacen y que lo hagan con su uniforme y su arma reglamentaria. Se busca, ante todo, que atiendan a los ciudadanos de su nacionalidad que se hayan desplazado a lugares de afluencia importante y que puedan resolver en tiempo real los problemas con los que se encuentren sus compatriotas. Estas patrullas mixtas son un nuevo ejemplo de la inmediata colaboración y cooperación policial internacional y contribuyen a aumentar los niveles de seguridad y a mejorar la atención al ciudadano, según relata la Dirección General de la Policía en un comunicado oficial.

Los policías franceses, junto a los españoles, realizan patrullas a pie o en vehículo en las zonas de mayor afluencia de turistas y peregrinos, atienden a las víctimas, trabajan en la prevención de la delincuencia en la vía pública contactando con el ciudadano y ofrecen apoyo en la formalización de denuncias, entre otras labores policiales.

En la actualidad hay 14 policías españoles destinados a Francia, a través de la Unidad de Coordinación Internacional de la Dirección Adjunta Operativa de la Policía Nacional, efectivo que varía en función de la demanda de las autoridades francesas.