Una banda desvalija tres prestigiosos restaurantes donostiarras

Los ladrones han forzado la caja fuerte de Arzak, Akelarre y Saltxipi.- La Ertzaintza investiga un cuarto asalto que se quedó en tentativa

"Lo que hacía tiempo que no veía esta cantidad de periodistas". Juan Mari Arzak, padre de la nueva cocina vasca, tuvo que atender a los más de 70 comensales que en temporada alta visitan su restaurante y a un enjambre de medios de comunicación. Arzak, Pedro Subijana, de Akelarre, Javier Ortega, de Saltxipi, y el Belartza, un establecimiento más modesto, todos radicados en San Sebastián, han visto como, en los últimos días, un grupo de atracadores ha desvalijado sus restaurantes, llevándose parte de la recaudación. La Ertzaintza investiga los robos y, según fuentes próximas al caso, se podría tratar del mismo grupo de asaltantes por la similitud de los atracos.

Los robos se produjeron en la última semana de julio y la primera de agosto. Los tres, en zonas alejadas del centro de la ciudad. Y en todos los casos, de madrugada. El primer local en ser desvalijado fue Arzak, tres estrellas Michelín, situado en el Alto de Miracruz. Los autores obtuvieron aquí su mayor botín, el pasado 26 de julio. Días después, en la madrugada del domingo siete al lunes ocho de agosto, asaltaron Akelarre, otras tantas estrellas, ubicado en el monte Igeldo. El último, también la semana pasada, ha sido Saltxipi, que se encuentra en la Calzada Vieja de Ategorrieta.

Más información
Arzak recibe el premio honorífico de Top Restaurant a toda su carrera
Subijana explica la innovación en el mundo de los cocineros
Cae en Madrid la banda que asaltó los restaurantes vascos

La Ertzaintza, la policía autónoma vasca, investiga un cuarto asalto que se quedó, no obstante, en tentativa. La operativa desarrollada en el intento y la ubicación del local coincide con los tres casos de robo consumado, por lo que los investigadores lo vinculan a los mismos autores. El nombre del cuarto restaurante no ha trascendido, pero fuentes del departamento vasco de Interior aseguran que no tiene el grado de relevancia pública de los anteriores.

Los investigadores sospechan que los robos han sido cometidos por los mismos autores porque el modus operandi se repite en los tres casos. Los ladrones accedieron a los locales por la parte trasera, desactivaron las alarmas y se apoderaron del dinero. La ejecución de los robos permite sospechar que los asaltantes constituyen un grupo organizado y especializado en este tipo de delitos, integrado por cinco o seis personas, que ha comenzado a actuar ahora en el País Vasco, según fuentes del departamento vasco de Interior.

La Semana Grande donostiarra comienza el próximo lunes. En estas fechas, los restaurantes aumentan sus ingresos, ya de por sí superiores en verano a los registrados el resto del año. Ante la oleada de robos, la Ertzaintza ha aconsejado a los dueños de este tipo de negocios que no acumulen en la caja fuerte sumas de dinero elevadas y que extremen las precauciones.

Arzak: "Ha sido más el susto"

Con su optimismo habitual, el veterano cocinero vasco Juan Mari Arzak ha minimizado el asalto a su restaurante del donostiarra Alto de Miracruz. "Ha sido más el susto. No se han llevado una gran cantidad de dinero y hemos tenido la suerte de que no han roto los ordenadores. No ha sido un gran estropicio", cuenta .El pasado mes de julio, en la noche "del día de Santiago", un martes (Arzak cierra lunes y martes), los ladrones entraron por la puerta de atrás del restaurante, rompieron la puerta y desactivaron la alarma. En esa suerte de la que habla el cocinero, solo pudieron hacerse con una de las dos cajas fuertes de Arzak. La electrónica no la pudieron abrir.

Arzak ha añadido que al parecer fueron tres los ladrones implicados y ha negado que tuvieran "gran experiencia". El cocinero ha apuntado que fueron observados por algunos ciudadanos que en ningún momento imaginaron que intentaban robar. Arzak no cree que sean "muy profesionales" porque hubieran elegido otro lugar para robar en el que pudiera haber más dinero. "En estos sitios, qué se van a llevar si el 70-80% de los pagos se hacen ya con tarjeta de crédito", se ha preguntado. "Aquí, como no se lleven botellas, y no creo que les compense con todo lo que pesan", no podrán llevarse mucho más, ya que "los secretos de cocina" están bien guardados, ha bromeado.

El cocinero ha comentado que en el aparcamiento hay una cámara, que no graba sino que transmite la imagen en directo a un circuito cerrado del restaurante, y los ladrones se limitaron a dirigirla hacia arriba con un simple palo.

Pedro Subijana: "Fue pan comido"

"No vamos a dejar ni un duro aquí", dice Pedro Subijana, el chef de Akelarre, a propósito de las recomendaciones de la Ertzaintza. "Pasó hace ocho días, y no habíamos dicho nada porque no pensamos que soltar una noticia así solucione algo. No es positivo". El conocido restaurador sabía del asalto al restaurante de Arzak, pero no el robo en Saltxipi.

Subijana ha relatado que fue su hija la que se encontró los destrozos. A pesar de los sistemas de seguridad, la irrupción de los ladrones "fue pan comido", dice. Los asaltantes rompieron las puertas blindadas, desactivaron las alarmas, y arrasaron con puertas y armarios hasta que encontraron la caja fuerte. La sacaron a una zona de obras colindante al restaurante y allí la reventaron, cuenta Subijana. El contenido era dinero para pagos y propinas del personal. En total, unos 20.000 euros. "No se llevaron nada más, ni aparatos ni ordenadores. Iban a por el dinero, claramente". A pesar de que el local cuenta con cámaras instaladas por la empresa de seguridad, el chef lamenta que "no los pillaron, y no hay grabaciones".

Los atracadores se llevaron la semana pasada la recaudación del Saltxipi, cuyo propietario prefirió no dar muchos detalles y exigió a las autoridades que "tomen nota de lo que está pasando, porque aquí nunca ha sucedido nada parecido". El último de los atracos se perpetró la noche del pasado domingo. Los ladrones sustrajeron 389 euros de la máquina tragaperras del Belartza. En esta ocasión los atracadores no consiguieron desactivar el sistema de alarmas y cuando empezó a sonar huyeron del establecimiento.

El cocinero vasco Juan Mari Arzak, en la cocina de su establecimiento, tras conocerse que tres prestigiosos restaurantes de San Sebastián, entre ellos Arzak, han sufrido robos en las últimas semanas.
El cocinero vasco Juan Mari Arzak, en la cocina de su establecimiento, tras conocerse que tres prestigiosos restaurantes de San Sebastián, entre ellos Arzak, han sufrido robos en las últimas semanas.JUAN HERRERO (EFE)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS