Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez imputa delitos de prevaricación y falsedad al exalcalde de Torrevieja Hernández Mateo

La magistrada cree que mintió en la adjudicación de la contrata de la basura y remite el caso al TSJ porque el exregidor es diputado autonómico

La titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Torrevieja ve indicios de delitos en la actuación del exalcalde de la localidad y actual diputado autonómico del PP, Pedro Ángel Hernández Mateo, en relación con la adjudicación de la contrata de basura del municipio. La juez le imputa los supuestos delitos de prevaricación y falsedad documental vinculados a la adjudicación de esa contrata. Tras la instrucción del caso, en la que Hernández Mateo ha declarado como imputado, el juzgado ha remitido el sumario al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), dada la condición de aforado del exalcalde.

Éste ocupó el cargo de alcalde de Torrevieja entre 1987 y mayo de 2011. Además de esta causa, el diputado autonómico está imputado en otro sumario por un supuesto delito de tráfico de influencias y uso privilegiado de información relacionado con la compraventa de una finca que le reportó una multimillonaria plusvalía, en concreto, de 5,2 millones de euros.

En su escrito de exposición motivada al TSJCV, la juez resalta que Hernández Mateo adjudicó el contrato de la basura a pesar de los informes desfavorables de los técnicos municipales e incluso que pudo cometer falsedad documental ante la mesa de contratación al asegurar que había solicitado un informe jurídico externo a tres firmas. Dos ellas negaron ante la juez ese extremo. Con todo, Hernández Mateo, en su declaración en el juzgado mantuvo que "había cursado personalmente las invitaciones a los tres despachos de abogados".

La juez también destaca que Hernández Mateo encargó finalmente el informe jurídico a un despacho de abogados, que habitualmente trabajaba para la firma que se llevó la contrata, la mercantil Necso Entrecanales.

La adjudicación de esta contrata se remonta a 2004. Al concurso optaban inicialmente tres firmas. El arquitecto municipal informó en contra de las tres alternativas por motivos urbanísticos y la secretaria municipal planteó dejar desierto el concurso porque ninguna de las tres ofertas cumplía "los mínimos" exigidos en el pliego de condiciones. Pese a ello, Hernández Mateo, sobre la base de ese supuesto informe jurídico externo y plural, dio el contrato a la mencionada firma.

La investigación judicial comenzó a raíz de una denuncia presentada por el Grupo Municipal de Los Verdes.