Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Semana Negra debate su futuro con los políticos

Los representantes del Gobierno municipal del Foro Asturias no asisten al encuentro

En la primera fila Vicente Álvarez Areces exacalde de Gijón y expresidente del Principado del PSOE con la excaldesa, también socialista, Paz Fernández Felgueroso. En la mesa de debate: Paco Ignacio Taibo II, director de la Semana Negra; Santiago Martínez Argüelles, candidato a la alcaldía de Gijón del PSOE; Francisco Santianes, representante de IU-Los Verdes; Manuel Pecharromán y Pablo Fernández del PP. La silla vacía, la del Foro Asturias. En el aire: hacia dónde va este evento cultural que desde hace 24 años trae lo mejor de la novela negra y policiaca a esta ciudad asturiana.

El Foro Asturias que gobierna en la ciudad ha declinado la invitación por incompatibilidad de agenda, según ha explicado Paco Ignacio Taibo II. EL PAÍS ha tratado de ponerse en contacto con la alcaldía pero no ha obtenido respuesta. Manuel Pecharromán, representante popular, partido que apoyo puntualmente a la alcaldesa Carmen Moriyón, desconoce la razón de la ausencia del Foro Asturias y reclina hacer una valoración.

Hechas las presentaciones los ponentes han tratado de dar respuesta, en turnos de ocho minutos, a las diversas dudas que, desde que se inauguró el viernes 22 de julio, ponen en tela de juicio la pervivencia de este certamen literario. Los semaneros han abarrotado la carpa A Quemarropa, donde se celebran algunos de los encuentros literarios de la Semana Negra. Aquellos que no han llegado a tiempo al debate han tenido que escuchar de pie o en una fila de sillas improvisadas cómo sus representantes políticos iban desgranando algunas claves.

- La ubicación. El campus de Viesques, a las afueras de Gijón, se ha convertido en un campo de batalla en el que el rector de la Universidad de Oviedo, Vicente Gotor, ha representado su oposición con su particular trinchera en forma de valla que le ha costado a la institución académica 70.000 euros. "La adecuación de este recinto ha supuesto una inversión de tres millones de euros", ha dicho Pablo Fernández, en calidad de arquitecto. "Si hace cuatro años el anterior Gobierno hubiera dado respuesta en el Pleno a nuestro ruego, no se hubiera gastado ese dinero en acondicionar un espacio con balsas subterráneas para que la noria no se hundiera". Los representantes del PP han recordado a Taibo II y a Martínez Argüelles su propuesta de crear un espacio multiuso en Gijón similar al Fórum en Barcelona.

- La subvención del Ayuntamiento. El Consistorio gijonés suscribe anualmente desde hace 24 años un convenio con la Asociación Semana Negra, encargada de organizar el evento, que implica una aportación económica de 230.000 euros, según explicó a EL PAÍS el primer teniente de alcalde, Rafael Felgueroso. A esta partida se unen los gastos por la prestación de servicios públicos como la Policía Municipal o la reordenación del tráfico durante los 10 días que dura el evento. "El fantasma de lo caro debería disiparse", ha comentado Taibo II. "Cuando juega el Sporting o se lanzan fuegos artificiales en la playa se requieren de estos servicios, no son extraordinarios de la Semana Negra". Pecharromán ha aprovechado para teñir el debate de color político y ha reclamado a Martínez Argüelles las deudas del Teatro Jovellanos, además de emplazar a los allí presentes a esperar a conocer el estado de las cuentas públicas de la alcaldía de Gijón. Lo que ha provocado los primeros silbidos del público.

- Los problemas con los vecinos. Los populares han reiterado en varias ocasiones la necesidad de llegar a un consenso mayoritario para que no se repitan las quejas por ruidos. "Este emplazamiento tiene una densidad de población muy baja, distante y protegida. Además, se instaló una barrera de protección acústica en la calle Albert Einstein -la más próxima al recinto- que protege a los vecinos. El problema de infraestructuras está resuelto", ha espetado a sus contrincantes el representante socialista, a quien Santianés, como antiguo socio de gobierno, ha respaldado: "La ubicación es la perfecta".

- El debate cultural. El impacto cultural que la Semana Negra tiene sobre la región y su posicionamiento en el circuito internacional parecía fuera del debate hasta que los populares han colado en su discurso "la necesidad de organizar eventos que no sean sectarios". La cara de Taibo II se contraía y Martínez Argüelles empuñaba el micrófono: "Este encuentro ha supuesto constantes críticas para los gobiernos socialistas, todos recordamos las manifestaciones a la llegada del tren negro a Gijón". Destrabado el entrecejo, el director de la Semana Negra ha vuelto a encuñar el lema que desde hace 24 años repite como un mantra: "Este festival no debe transformar sus esencias: es una fiesta popular con una columna vertebral potentísima, el encuentro literario. Convoca al pensamiento crítico. Si estas condiciones no se mantienen el festival no tiene sentido ni en Gijón ni en cualquier otra parte".

Al finalizar el debate, un grupo del movimiento 15-M y ciudadanos anónimos convocados por el Conseyu de Mocedá de Gijón a través de Facebook se han manifestado delante de la carpa principal de la Semana Negra. Carlos Fernández, de 24 años y presidente del Conseyu, agarraba una de las pancartas de la protesta en la que se podía leer "Semana Negra en Xixón". El joven, oriundo de Gijón y habitual de este encuentro literario, ha reivindicado un espacio para la cultura en su ciudad. Y como el resto de los convocados y convocantes del debate espera a mañana para que Paco Ignacio Taibo II, por fin, desvela el futuro de la Semana Negra.