El aumento de las tasas universitarias en Valencia roza el máximo acordado

La primera matrícula se incrementa en un 7,5% y la segunda en un 75%. - La Conferencia General de Política Universitaria recomendaba subidas entre el 3,6% y el 7,6%.

El Consejo Valenciano de Universidades y Formación Superior ha aprobado hoy el proyecto de decreto del Consell por el que se fijan las tasas por la prestación de servicios académicos para el curso 2011-2012 y que supone un incremento de un 7,5% en el caso de la primera matrícula y un 75% para la segunda, en el caso de los repetidores. La Conferencia General de Política Universitaria, el organismo estatal, había recomendado subidas de entre el 3,6% y el 7,6%, por lo que las tasas de las universidades públicas valencianas han optado por una subida que roza el máximo.

La aprobación de esta medida se ha producido después de que esta mañana Esteban Morcillo, rector de la Universitat de València , indicara en un encuentro con la prensa que era razonable pensar que se aprobaría un incremento de las tasas al que, no obstante, se oponía. El rector ha explicado también que las universidades públicas valencianas son las segundas por la cola en tarifas dentro de España por lo que, pese a la fuerte subida, seguirán encontrándose entre las más asequibles del Estado.

Morcillo ha señalado que el aumento de las tasas tiene que ir acompañado, en cualquier caso, de una buena política de becas "para que ningún talento se quede fuera por falta de dinero", y ha justificado el encarecimiento de las segundas y terceras matrículas para premiar e incentivar el rendimiento.

El rector ha asegurado que espera quejas por parte de los estudiantes por la subida y que entiende que tiene "un coste político". Sin embargo, Morcillo auguraba la subida debido a la "fuerte subvención" que tiene la enseñanza superior pública en la que el alumno solo paga el 12% de los costes de la titulación.

Cierres en agosto para ahorrar 400.000 euros

Durante el encuentro con la prensa, el rector y su equipo anunciaron que este verano la Universitat de València cerrará la mayor parte de sus instalaciones entre el 8 y el 21 de agosto como experiencia piloto. Esta medida se enmarga dentro de la política de ahorro energético y económico de la institución y puede representar, según sus estimaciones, 400.000 euros menos de gasto. Las infraestructuras dedicadas a investigación, los animalarios, las bibliotecas y el registro permanecerán operativos mientras las instalaciones docentes y administrativas cerrarán. A pesar del cierre, el personal podrá acceder a todos los centros teniendo en cuenta que no habrá servicio de limpieza ni aire acondicionado.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS