Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos de Lavapiés se enfrentan a la policía por pedir la identificación a los inmigrantes

Decenas de manifestantes han hecho retroceder a varios coches policiales al grito de "Ningún ser humano es ilegal"

Los vecinos de Lavapiés se enfrentan a la policía por pedir la identificación a los inmigrantes
SAMUEL SÁNCHEZ

Decenas de vecinos del barrio de Lavapiés, en Madrid, se han enfrentado a un grupo de agentes de policía que estaban pidiendo la identificación a varios inmigrantes. Algunos manifestantes han llegado a golpear y zarandear los coches policiales. Al grito de "Fuera del barrio" y "Ningún ser humano es ilegal", la multitud ha hecho retroceder a varias dotaciones policiales.

Los disturbios han comenzado hacia las 20.30 cuando los policías estaban pidiendo la identificación a varios supuestos inmigrantes, según han indicado testigos presenciales. Marcela Jaramillo -nombre ficticio-, vecina del barrio, ha relatado que acudía a una de las asambleas del 15-M en la Puerta del Sol y al entrar en el metro vio a la policía detener a un joven senegalés al que ha preguntado a gritos si le arrestaban por los papeles. Siempre según su versión, el joven ha contestado que sí y Marcela ha salido del metro para pedir ayuda a otros indignados del 15-M, que estaban celebrando una asamblea. Todos han bajado entonces para impedir que lo detuvieran.

Los policías han subido en el ascensor del metro y cuando han llegado a la superficie se han encontrado a cientos de vecinos que trataban de impedir que se llevaran al joven inmigrante. Un centenar de personas ha bajado por la calle Valencia haciendo recular a un coche de la Policía Nacional y a una decena de agentes al grito de "Fuera del barrio" y "Ningún ser humano es ilegal". A pesar de que los agentes amenazaban con porras a los manifestantes, algunos han llegado a empujar con sus propias manos el coche.

Al menos una furgoneta y dos coches patrulla más han llegado en apoyo de los agentes, pero han tenido que retirarse después de recibir numerosos golpes. Los policías se han parapetado en la entrada de la calle Valencia. A las nueve de la noche, parecía que la violencia iba a desbordarse. A pesar de que la mayoría de los manifestantes coreaba consignas pacíficas, algunos miembros muy excitados golpeaban señales y árboles.

Unas cinco patrullas más han llegado en ese momento desde Atocha hasta el retén de policías, visiblemente asustados, y una veintena de agentes más, algunos antidisturbios, ha tenido que formar una línea para bloquear el avance de la multitud. Progresivamente los manifestantes han hecho retroceder a la policía. Hacia las 21.30 el incidente ya había sido resuelto sin detenciones.

Un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid ha asegurado a la agencia EFE que el suceso se ha iniciado cuando un extranjero ha sido interceptado al pretender entrar en el metro sin pagar. Ha sido retenido en el lugar y han reclamado la presencia policial. Los agentes se disponían a acompañarlo a una comisaría del barrio pero al salir al exterior de la estación de metro se han encontrado con varias decenas de personas que les han increpado.