Alejandro Sanz ¿padre de una joven de 21 años?

Isabel Vázquez reclama una demanda de paternidad al cantante

Alejandro Sanz afronta una nueva demanda de paternidad cuando está a punto de ser padre de un hijo con su actual pareja Raquel Perera. Según publica la revista Pronto en exclusiva, Isabel Vázquez ha llevado a los tribunales al cantante de quien dice ser hija.

Según la versión de la joven, que tiene 21 años, el cantante mantuvo una relación con su madre Charo Berea, entre los años 1989 y 1990. En su testimonio, Vázquez asegura que cuando cumplió 18 años, su madre le confesó que el hombre que le había dado sus apellidos, no era su padre biológico, que se casó con él poco después de que ella naciera y que su padre biológico era Alejandro Sanz, que ahora tiene 43 años y tenía 22 cuando nació la joven.

Más información
Alejandro Sanz niega la supuesta paternidad de una joven de 21 años

Ahora Isabel Vázquez ha decidido emprender acciones legales para ser reconocida oficialmente por Alejandro Sanz. Si finalmente se admite la demanda, el artista deberá someterse a una prueba de ADN para esclarecer si realmente es o no su padre. De confirmarse su paternidad, Sanz se vería envuelto en un nuevo proceso de este tipo. En febrero de 2010, el cantante reconoció a, Alexander, un niño que tuvo con su entonces estilista, Valeria Rivera. que tiene 5 años.

El cantante es además padre de una niña Manuela, de 9 años que tuvo con la modelo y actriz Jaydy Mitchel. Desde hace 3 años el cantante español mantiene una relación con Raquel Perera, quien a su vez es su asistente personal. En las vacaciones de Navidad del año pasado en España, Sanz comunicó a su familia que sería padre por tercera ocasión. El cantante y su actual pareja viven entre Miami y Madrid.

Una chica oriunda de Cádiz interpuso una demanda de paternidad contra el cantante
Una chica oriunda de Cádiz interpuso una demanda de paternidad contra el cantanteGTREONLINE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS