El honor de la 'canapera'

El Supremo condena a indemnizar con 12.000 euros a la viuda de un crítico de arte confundida con una acaparadora de canapés

"Peligro, vienen los canaperos", fue el reportaje más leído en La Razón del 18 de marzo de 2004 y empezaba así: "No hay fiesta, presentación o lanzamiento, que se libre de la presencia de esta nueva legión de gorrones; si la comida es gratis arrasan. Peligro, vienen los canaperos". Acompañando al texto en la doble página central del diario, se insertaba una fotografía de la demandante, M. L. M., viuda de un conocido crítico y ex director de varias salas de arte, que asistía a una presentación como invitada en el Círculo de Bellas Artes por la vinculación que su difunto esposo había tenido con al institución. En un destacado con letras de mayor tamaño se aludía a ella y a otra señora como "dos conocidas canaperas" a las que "conocemos bien" porque, según una relaciones públicas de Bellas Artes, "suelen tirarse al cuello de los camareros".

El Supremo reconoce el "tono distendido e irónico" del reportaje así como su "interés social y público". Según La Razón, "los canaperos son los últimos gorrones del Madrid posmoderno y celebrador, una creciente legión de pícaros redomados que cada mediodía, o al caer la tarde, se visten con sus mejores ropas para colarse en presentaciones, conferencias, aniversarios y demás saraos donde haya vino que alegre el espíritu y ágape que llene el estómago. No importa si son abiertos al público o si se necesita invitación. En hoteles y restaurantes, tiendas de lujo o salas de arte, ahí están, al quite, agazapados a la espera de que salgan de las cocinas bandejas colmadas de aperitivos, chacinas o guisotes de diseño sobre cucharas con tirabuzón".

Sin embargo, el alto tribunal también considera acreditado que la demandante es invitada habitual del Círculo de Bellas Artes, del que recibe más de seis invitaciones mensuales a exposiciones, presentaciones de libros, conferencias y demás eventos sociales, como viuda de una personalidad relacionada con la institución.

Según el Supremo, la prevalencia de la libertad de información y expresión en un Estado Democrático de Derecho no resultaba aplicable en este caso, pues, como explica el presidente de la Sala Civil del Supremo y ponente de la a sentencia, Juan Antonio Xiol, la información no fue veraz al no cumplir la diligencia exigible a un profesional de la información al identificar como canapera a una persona invitada al acto por la vinculación que su difunto esposo con el Círculo de Bellas Artes.

El Supremo confirma la decisión de la Audiencia Provincial de Madrid, que había considerado que la publicación de la fotografía de la demandante, sin distorsionar su rostro, supuso un descrédito para su persona, así como la indemnización de 12.000 euros por daños morales a la demandante.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS