Las mordeduras de un perro causan la muerte de un niño de un año

El menor estaba jugando en el chalet de su abuela con un perro de la familia y resulto herido de gravedad en la cabeza

Un niño de 14 meses falleció ayer tarde en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo debido a las heridas que le causaron las mordeduras de un perro, propiedad de la familia. El menor, E. A. G., que es nieto del industrial Claudio Ávila -secuestrado y asesinado en 1984-, se encontraba con su abuela en la finca que la familia posee en la localidad toledana de Layos, (a 15 kilómetros de Toledo) cuando se produjeron los hechos.

El alcalde de Layos, Rafael García Patos, ha declarado a Efe que el niño estaba jugando con dos perros de gran tamaño cuando uno de ellos "por instinto animal" lo "destrozó". El menor llegó sobre las doce del mediodía del sábado al hospital de Toledo con lesiones muy graves en la cabeza y falleció en el quirófano sobre las seis de la tarde de una parada cardiorespiratoria mientras estaba siendo operado de las heridas.

Más información
Los dueños de perros peligrosos tendrán que suscribir un seguro por 120.000 euros

El subdelegado del Gobierno de Toledo, Francisco Javier Corrochano, ha informado hoy que de momento se desconocen las causas por las que se produjo el siniestro, si bien el alcalde de Layos ha desvelado que, según los comentarios de los vecinos, todo parece indicar que se ha tratado de una muerte "accidental". Corrochano ha destacado que la Guardia Civil se ha encargado del caso.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS