Bildu complica la vida a todos

La contundente irrupción 'abertzale' oscurece el triunfo del PNV - El PP aprovecha el hundimiento del PSE en Álava - Azkuna obtiene la única mayoría absoluta

La arrolladora irrupción de Bildu, con la conquista del mayor éxito de la izquierda abertzale en unas elecciones, sacude el escenario político vasco con tamaña magnitud que complica la vida al resto de los partidos, y de manera especial al PNV, con la única excepción de Iñaki Azkuna, que obtiene el reconocimiento a su gestión mediante la única mayoría absoluta de todas las instituciones vascas. Convertida, tras el PNV, en la segunda fuerza de Euskadi en detrimento de un PSE-EE que se resquebraja, la nueva marca radical asesta un golpe determinante en Guipúzcoa, donde se lleva por delante a Markel Olano (PNV) y Odón Elorza (PSE), a quienes obligará a ensanchar sus opciones para asegurarse su respecto gobierno. En Vizcaya, en cambio, el PNV, que parece ver oscurecido su condición de más votado por el esplendor de Bildu, mandará más cómodo.

Más que nunca, desde ayer, el País Vasco es la suma elocuente de distintas sensibilidades como se desprende de los resultados tan dispares en sus Juntas Generales, donde ha ganado un partido distinto en cada parlamento foral, y en sus capitales. En este intrincado contexto, y bajo una incierta situación económica que continúa a pesar de su olvido en la campaña, se deberán producir antes del próximo 11 de junio los acuerdos entre diferentes.

Bildu ha llegado para determinar la política de los demás. Dispone para ello de un respaldo tan asentado en cada territorio, y tan demoledor en Guipúzcoa, que le permitirá condicionar cada una de las acciones de gobierno, excepción hecha de Bilbao. Y empezará por la foto que más esperaba: abrir el turno de consultas para la formación de gobierno en Guipúzcoa en su condición democrática de partido más votado. El PNV ya sufrió una degradación similar en 2007 cuando ganó el PSE. Pero ahora es muy distinto. Los jeltzales saben que para mantener el poder no les queda otra solución que acercarse a los socialistas, un deslizamiento político que les aleja del entorno abertzale y por el que suspiraba Bildu para así ensanchar sus dominios sociológicos.

Este protagonismo colateral en Guipúzcoa evitará el aislamiento de los socialistas, que salen malheridos de las urnas, donde el efecto Zapatero les ha puesto al pie de los caballos de la abstención en Álava y del PP, sobre todo en Vitoria y San Sebastián, y a menos de dos años de las autonómicas de 2013.

Los líderes de Bildu celebran los resultados de la coalición en San Sebastián. De izquierda a derecha, Martín Garitano, Pello Urizar (EA) y Oskar Matute (Alternatiba).
Los líderes de Bildu celebran los resultados de la coalición en San Sebastián. De izquierda a derecha, Martín Garitano, Pello Urizar (EA) y Oskar Matute (Alternatiba).JESÚS URIARTE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS