Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

1.600 kilómetros antes de llenar el depósito

Los primeros propietarios del Volt reducen por diez la factura de gasolina.- Pero cuidado con el recibo de la luz

Es difícil ver aún el Volt por las carreteras de EE UU. Pero los que tienen uno están empezando a olvidar eso de parar por la gasolinera. General Motors (GM), su fabricante, acaba de publicar un dato que refleja el potencial de este vehículo: 1.000 millas, o unos 1.600 kilómetros. Esa es la distancia que recorren los primeros dueños de estos coches eléctricos antes de llenar su pequeño depósito de 24 litros.

Una familia estadounidense gasta unos 380 dólares de media en gasolina al mes, unos 265 euros al cambio actual. Es un duro palo para el bolsillo. Con el Volt, según los datos que está recibiendo GM de los usuarios de su vehículo eléctrico, la factura mensual se reduce por diez si se toma como referencia el precio medio (3,8 dólares el galón, es decir, 2,6 euros cada 3,78 litros) que se paga por la gasolina en el surtidor.

Prácticamente, los primeros conductores del Volt recorren unas 111 millas, ó 177 kilómetros, con cada galón (3,78 litros). El vehículo eléctrico activa su pequeño motor de combustión cuando se le agota la batería. Estos datos de eficiencia los está recopilando a través del sistema OnStar, que comunica la centralita electrónica del coche con el servicio de asistencia de GM.

La espiral en el precio de la gasolina está acelerando el cambio del gran coche como gran devorador de combustible hacia modelos más eficientes. Pero las ventas del Volt no están yendo lo rápido que espera GM. Hasta la fecha, tan solo hay unos 2.000 circulando por las carreteras de EE UU. Pero, como señalan desde Edmunds, no hay que llevarse a engaño con estas cifras.

De hecho, este dato es perfecto para una campaña publicitaria. El Volt, según la información técnica entregada por GM a la agencia de protección medioambiental (EPA), recorre unas 35 millas (56 kilómetros) con la batería plenamente cargada. Es decir, para lograr esa autonomía sus usuarios deben tener el coche enchufado con mucha frecuencia a la red eléctrica.

Y eso, indican, también pasa factura. La electricidad cuesta bastante menos en EE UU que la gasolina. La EPA calculó que puede recargar la batería del coche eléctrico de GM puede rondar en torno al dólar, frente a los 2,75 dólares que vale recorrer unos 40 kilómetros con el motor a combustión. Es decir, el Volt se está usando para distancias cortas.

La mejor manera, por tanto, para comparar la autonomía del Volt es cruzando los nuevos datos con los del híbrido más popular, el Prius. Según la EPA, el coche eléctrico de GM es capaz de recorrer 93 millas, o 150 kilómetros (equivalentes al consumo con electricidad). El coche de Toyota tiene una autonomía de 50 millas, unos 80 kilómetros.

Mirando al futuro hay un lado oscuro en el uso del coche eléctrico, como señala la Utilities Telecom Council (UTC). Un reciente estudio anticipa que el uso de energía atribuible a estos vehículos subirá un 1.700% antes de que acabe la década. Eso, en números absolutos, significará pasar de un consumo anual de 146.000 megavatios hora en 2010 a 2,6 millones en 2020.

La carga, por tanto, para la red eléctrica será enorme conforme los vehículos eléctricos como el Volt o el Leaf de Nissan se abran camino por las carreteras de EE UU. Y eso, como señala la UTC, exige una modernización urgente del sistema. Al mismo tiempo, creen que se reducirá notablemente las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

Pero como señalan los expertos, este no es un proceso que sucederá de la noche a la mañana. El parque automovilístico de EE UU está integrado por unos 254 millones de coches. El National Renewable Energy Laboratory cree que el sistema actual de generación eléctrica podría bastar para recargar hasta 125 millones de vehículos si se enchufan durante la noche.

La Administración de Barack Obama calcula que habrá un millón de coches eléctricos circulando en para 2015, y que se multiplique por cuatro en 15 años. Una estimación que a la vista del ritmo de ventas del Volt, parece demasiado optimista. EE UU va a destinar 400 millones a la instalación de estaciones de recarga, con capacidad para medio millón de coches eléctricos en 2015.