Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gibraltar se queja de la actuación de una patrullera de la Armada cerca del Peñón

Defensa recuerda que la embarcación navegaba en "aguas de soberanía española"

El Gobierno de Gibraltar denunció este martes un incidente entre una patrullera de la Armada española -la P74 Atalaya- con un barco mercante en una zona situada a levante del Peñón y que la colonia británica considera sus aguas territoriales, pero que no están reconocidas como tal por el Tratado de Utrecht, por el que España cedió la Roca al Reino Unido en 1713. Según informó el Ejecutivo gibraltareño en un comunicado, la patrullera española se aproximó al mercante y le ordenó levar anclas y alejarse del lugar porque carecía de permiso para fondear en esas aguas que España considera de su soberanía.

Tras detectar el movimiento del "buque de guerra" español, la Autoridad Portuaria de Gibraltar ordenó a los barcos fondeados en la zona a levante del Peñón que permanecieran anclados, al tiempo que les informaba de que "España no tiene jurisdicción" sobre esas aguas. Posteriormente, una lancha neumática de la Royal Navy -la armada británica- salió al encuentro de la española para advertirle de que se encontraba en sus supuestas aguas. Según los gibraltareños, posteriormente acudió al lugar una nave de mayor tamaño, la HMS Scimitar, pero la patrullera española ya había abandonado la zona.

El Gobierno de Gibraltar consideró el incidente como "un desafío directo y muy grave a la soberanía británica sobre aguas gibraltareñas". Fuentes del Ministerio de Defensa afirmaron ayer que la actuación de la P74 Atalaya "se produjo en aguas de soberanía española y con respeto a la legalidad internacional y a los procedimientos establecidos".

En los últimos tiempos, y coincidiendo con la precampaña para las elecciones en Gibraltar del próximo noviembre, el gobierno del Peñón, encabezado por Peter Caruana, está poniendo sobre la mesa distintos incidentes con patrulleras de la Guardia Civil en lo que considera sus aguas. El 24 de agosto de 2010, patrulleras de la policía y las aduanas gibraltareñas, escoltadas por un buque de la Royal Navy, acosaron a una embarcación del instituto armado que acababa de detener a dos narcotraficantes en las aguas en litigio.