Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia busca a dos presuntos miembros de ETA tras un tiroteo

Los sospechosos se dieron a la fuga tras herir de bala a un gendarme en un control ordinario de tráfico en el centro del país

Las autoridades francesas buscan a dos presuntos miembros de ETA que escaparon este sábado en el centro del país después de disparar y herir a un gendarme en un control de carretera. Por el "modo" en el que se produjeron los hechos, la policía considera que "se parece mucho" a la forma de actuar de miembros de la banda terrorista, por lo que, aunque aún no se tiene todavía la certeza de su pertenencia, el caso ha sido encargado a la Subdirección Antiterrorista de la policía.

Se trata de dos personas que viajaban en un vehículo y que, en un control ordinario de tráfico realizado por gendarmes, dispararon sobre ellos y alcanzaron a uno. Según informaciones de la prensa francesa, los fugados son un hombre y una mujer. El varón fue el autor de los disparos y ella conducía el coche. El agente resultó herido en un hombro, pero su vida no corre peligro.

El suceso ocurrió en torno a las 17:00 horas locales (15:00 GMT) en la localidad de Vallière, en el departamento de La Creuse. Una hora después, los fugados volvieron a disparar contra los gendarmes en la zona industrial de Meymac, a unos 50 kilómetros de la zona donde se estableció el control, sin causar heridos. Poco después, el vehículo fue hallado vacío en las proximidades del lugar del incidente, sin rastro de los sospechosos. El operativo de búsqueda, con perros de rastreo, militares a pie y un helicóptero, sigue abierto.

Antecedente mortal

En marzo del año pasado ocurrió un suceso similiar en una pequeña localidad a las afueras de París, Dammarie-lès-Lys. En aquella ocasión, la policía recibió un aviso de robo de un automóvil BMW. Una patrulla interceptó el coche, en el que viajaban tres hombres y una mujer. Al ir a detenerles, desde otro coche con dos hombres dentro se realizaron tres disparos.

Como consecuencia del ataque, resultó muerto el cabo Jean-Serge Nérin, de 52 años, padre de cuatro hijos. Pese a que llevaba chaleco antibalas, uno de los proyectiles le alcanzó en una axila y afectó a la caja torácica. Falleció una hora después en un hospital. Fue la primera víctima mortal de nacionalidad francesa de la banda.