Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP frustra la ley de igualdad de la izquierda de Baleares

El proyecto incorporaba la figura de la "violencia económica" y creaba el Defensor de la Igualdad

"El PP ha mostrado su verdadera cara más dura". Francesc Antich, presidente del Gobierno de Baleares, del PSOE-Bloc, en minoría, no disimuló este martes su "decepción" después de que fuera derrotado su proyecto Ley de Igualdad, en el último pleno del Parlamento de esta legislatura 2007-2011. "Es aritmética parlamentaria, el Gobierno no tiene los votos y no veíamos con buenos ojos esa ley", opinó el portavoz del PP, Antoni Pastor.

El PP balear está a un escaño de la mayoría absoluta de la cámara y la izquierda, tras la expulsión de Unió Mallorquina (UM) por sus casos de corrupción, quedó a tres votos de la mayoría entre los 59 parlamentarios. El socialista Antich ha gobernado así desde febrero de 2010, al igual que lo han hecho la alcaldesa de Palma de Mallorca, Aina Calvo, y la presidenta del Consell de Mallorca, Francina Armengol, también del PSOE. El PP no ha logró pactar mociones de censura con UM.

La ley balear tumbada en el último momento incorporaba la figura de la "violencia económica", aquella con la que se castiga a las mujeres e hijos sin el sustento alimenticio por parte del padre separado. Además se vetaban las ayudas públicas a los colegios concertados que separan en dos líneas al alumnado, los niños y las niñas. Contemplaba la figura del Defensor de la Igualdad para garantizar la equidad en el sector privado e incluía un régimen de infracciones y sanciones.

El PP atacó el proyecto de la izquierda PSOE-Bloc por ser redundante con su propia ley balear de 2006. Votó en contra, hasta por tres veces, por empate entre los dos bandos de la cámara. Con su abstención, decidieron los tres diputados de UM ahora llamada Convergència per les Illes (CxL).

La consejera balear de Bienestar Social, Fina Santiago, del Bloc, que gestó el proyecto afirmó que el gesto de la derecha representa "una página negra y una vergüenza". Santiago había subrayado las innovaciones que incorporaba la ley en el terreno de la igualdad entre géneros. Los colectivos feministas y sindicales acudieron a la sesión parlamentaria y lamentaron el resultado final.

El ariete del PP contra el proyecto de la izquierda fue la diputada Isabel Llinás, que el Gobierno de Jaume Matas (2003-2007) situó en el pasado como directora general del Instituto de la Mujer de Baleares, tras identificarse víctima de la violencia, apuñalada por su marido.

Llinás dijo en el pleno que recibió "presiones, insultos y amenazas" por su trabajo al frente de la comisión de los trabajos parlamentarios de la ley cañida. Política y empresaria turística, Llinás cargó contra "la incompetencia" del Gobierno Antich que ve con un "pobre y raquítico balance".