Francia aprueba la entrega a España de un miembro de ETA y una integrante de Segi

Iraitz Gueselaga, responsable informático de la banda, y Aiala Zaldíbar fueron detenidos en Francia el mes de enero

El Tribunal de Apelación de Pau (Francia) ha aprobado esta mañana la entrega a España de Iraitz Gueselaga Martínez y de Alaia Zaldíbar por "participación en organización terrorista".

Gueselaga Martínez, alto responsable de la estructura informática de ETA, fue detenido con la colaboración de la Guardia Civil, el pasado 11 de enero en la localidad vascofrancesa de Cibourne. Era el encargado de desarrollar los programas de codificación, encriptación y cifrado que usaba la banda terrorista para proteger sus archivos. Se está investigando si colaboró con las FARC.

Por su parte, Zaldíbar, integrante de Segi, fue arrestada el 18 de enero en Bayona junto al miembro de Ekin Igor Uriarte López de Vicuña, que se fugó aprovechando la situación de libertad bajo control judicial que decretaron las autoridades galas unas horas después de su detención a la espera de decidir sobre la orden de detención europea que determinó su captura. Ambos ya se habían fugado en otras ocasiones.

Más información
En libertad los dos miembros del entorno de ETA detenidos en Bayona
Disturbios durante el registro del etarra detenido en Francia
El fiscal pide cinco años para dos hermanas por pagar a ETA
Escoltada por varios agentes y, puño en alto, salía después de que registraran su domicilio. Con gritos de apoyo de los suyos, Itxaso Urtiaga se iba camino de la Comandancia de la Guardia Civil. Caía ella en Guipúzcoa y caía su novio a escasos kilómetros de la frontera. A Iraitz Gesalaga lo arrestaban en la localidad francesa de Ciboure. Era el responsable de la seguridad informática de la banda terrorista en los últimos tiempos.Vídeo: AGENCIA ATLAS
Agentes antidisturbios cargan contra radicales simpatizantes de Guesalaga durante el registro de su vivienda en Ciboure.
Agentes antidisturbios cargan contra radicales simpatizantes de Guesalaga durante el registro de su vivienda en Ciboure.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS