Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los diputados restan importancia a la eliminación de sus complementos de pensiones

El Congreso debate las conclusiones sobre la reforma de las pensiones

"Habría que explicar bien a los ciudadanos que lo que hay no es más que un plan de pensiones como el de cualquier empresa privada". Minutos antes de comenzar el pleno, una diputada del grupo mixto, con varios años de experiencia se expresa con vehemencia. Sin embargo aclara que "todo lo que hagamos por apretarnos el cinturón ante los ciudadanos es poco en estos momentos".

Durante la mañana del día en el que el presidente del Congreso, José Bono, presenta la propuesta de eliminación de los beneficios en el sistema de pensiones de los diputados, la cafetería de la Cámara recibe un incesante goteo de clientes. En los corrillos, apenas se habla nada de pensiones. Sobre todo felicitaciones de año y recordatorio de vacaciones. "Haciendo montañismo en los Picos de Europa con mucho frío". "Visitando a la familia con los niños".

Poco después de la una, abre el comedor y las mesas se van ocupando. Pero no por el menú. "Hoy hay más comidas de lo normal. Es día de pleno", aclara un camarero. Sin embargo, hay poco diputado mediático, lo que facilita la tarea de pulsar el ambiente de la Cámara. "Todo esto se ha inflado sobremanera", afirma un diputado del Grupo Popular. "Se creó esa figura pensando en los (diputados) exiliados con poco tiempo cotizado. Como Carrillo".

A la hora del café, media hora antes del comienzo del pleno, no se puede entrar en la cafetería. Pero el tema estrella vuelve a ser el reencuentro. "Pues yo muy bien, ¿y tú qué tal?". Cuando comienza la llamada a pleno, la desbandada es generalizada pero, en contra de lo que pudiera parecer, sin prisa.

Al hablar de la Ley de Incompatibilidades, los semblantes cambian. Hay muchos intereses en juego y muy variados. "Supongo que cada uno mira por lo suyo", afirma el mismo diputado conservador. "Es complicado establecer que de un día para otro algo ya no vale". Pero antes de entrar en el pleno concede que "tal vez para la opinión pública sea difícil de entender".