La Audiencia absuelve a Otegi, Permach y Álvarez por los actos de Anoeta en 2004

El tribunal considera que aunque pudo existir el delito de enaltecimiento del terrorismo, no se ha determinado la autoría

La Audiencia Nacional ha absuelto a Arnaldo Otegi, Joseba Permach y Joseba Álvarez del delito de enaltecimiento del terrorismo del que estaban acusados tras el acto que Batasuna organizó en 2004 en Anoeta. El tribual considera que el delito (la exhibición de unas imágenes de personas relacionadas con ETA y el reparto de propaganda de esta organización terrorista) pudo existir, pero que durante el juicio no se ha podido determinar ni la autoría ni la responsabilidad de los tres acusados.

La sala recuerda que en el derecho penal la responsabilidad solo se puede exigir a los autores concretos del hecho delictivo y no se puede extender esa responsabilidad a los realizados por terceros.

Más información

Los hechos que han sido objeto de enjuiciamiento en la Audiencia Nacional se remontan a noviembre de 2004. El día 14 de ese mes, Batasuna, que había sido ilegalizada un año antes, celebró un mitin político en el velódromo de Anoeta, en la capital guipuzcoana. Se trataba del primer acto de carácter multitudinario -acudieron unas 15.000 personas- convocado por la organización de la izquierda abertzale desde su ilegalización y su propósito era dar a conocer una nueva postura más abierta al diálogo y al proceso de paz, aunque sin condenar explícitamente la violencia.

Sin embargo, durante el acto se corearon consignas de apoyo a ETA, especialmente tras la proyección de un vídeo que mostraba imágenes de algunos de los dirigentes de la organización terrorista, de militantes ya fallecidos y de actos de concentración en apoyo a los presos de la banda. En el mismo, también hubo varias intervenciones de los organizadores, entre ellas la de Otegi -la más larga, ya que se prolongó 45 minutos- quien alardeó de que se trataba de un acto ilegal convocado por una formación ilegalizada.

Tanto la fiscalía como el Foro de Ermua, que ha ejercido de acusación, apreciaron indicios de un delito de posible enaltecimiento del terrorismo. Así, el caso llegó a la Audiencia Nacional, donde se inició el juicio el pasado 11 de noviembre. En el mismo, la fiscalía pedía 18 meses de cárcel para cada uno de los implicados, mientras que la acusación popular solicitaba dos años apreciaba además delitos de desobediencia, reunión ilícita y quiebra de medida cautelar.

La defensa, que pedía la absolución, rechazó el cargo que se imputaba, que finalmente era solamente el de enaltecimiento del terrorismo ya que los otros tres habían sido rechazados por la Sala al inicio del juicio oral. Finalmente, los jueces han considerado que tampoco está probado que los tres acusados tuvieran "conocimiento en cuanto a la proyección de las imágenes y reparto de los Zutabes (panfletos)", por lo que han decidido su absolución.

La absolución de Otegi ha provocado una enorme cantidad de reacciones, que han sido recopiladas por Efe:

El ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, ha dicho que la absolución es un hecho al margen del proceso que ha de emprender la izquierda abertzale si quiere convertirse en un partido político, y ha agregado que si el tribunal ha considerado que no había razones para la condena de Otegi es un criterio judicial que está "bien empleado".

El portavoz del PSE-EE en el Parlamento vasco, José Antonio Pastor, ha mostrado el "más absoluto respeto" a las decisiones judiciales y ha opinado que la absolución de Otegi "es una muestra de que la democracia y el Estado de Derecho funcionan cuando nos parecen bien las sentencias y también cuando nos parecen mal".

Para el portavoz de Justicia del PP, Federico Trillo, que ha expresado su respeto por la resolución, hay materia suficiente para que la fiscalía y la acusación popular Foro Ermua recurran la sentencia, y se ha felicitado de que sobre Otegi pesen otras causas por las que debe permanecer en prisión, que es "donde merece estar".

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Ángeles Pedraza, ha asegurado que "hoy es un día negro para las víctimas del terrorismo" y ha añadido que salió del juicio bastante "desmoralizada" porque parecía que ya estaba "visto para sentencia".

Desde Aralar han mostrado su satisfacción por la absolución de Otegi, Permach y Alvarez, ya que entienden que la presentación de una propuesta de paz nunca puede ser delito, y ha reprobado la actitud de "organizaciones como Foro Ermua porque están constantemente llevando la política a los tribunales".

El coordinador general de Ezker Batua (EB), Mikel Arana, ha señalado que el juicio contra Otegi "no tenía razón de ser" y "nunca tenía que haberse abierto" y ha indicado que la Audiencia Nacional debe revisar las causas en las que le ha denegado la libertad condicional.

La secretaria de Comunicación de EA, Ikerne Badiola, ha considerado que la absolución de Otegi avala que "un acto político no puede ser constiutivo de delito" y ha pedido la liberación "inmediata" del representante abertzale.

Lo más visto en...

Top 50