Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llongueras pide respeto por su vida privada

El estilista asegura que el conflicto empresarial con su hija es un asunto de familia y recuerda que sólo afecta a una de sus muchas empresas

El conocido peluquero y estilista Lluís Llongueras sigue evitando las apariciones públicas. Como ya hizo cuando salió a la luz que su hija, Esther Llongueras, le ha despedido de una de las empresas que él creó (pero de la que Esther es administradora única), hoy se ha limitado a enviar un comunicado a la agencia Europa Press. En éste, señala que sus negocios van "muy bien" y que el conflicto abierto con su hija por el despido es un asunto de su vida privada. Además, ha recordado que los problemas se están produciendo solo en una de sus empresas "de las muchas que trabajan con la marca Llongueras".

En concreto, la empresa de la que ya no forma parte el patriarca es Peluquería y Maquillaje S. A. Por el despido, según le indicaron en el burofax, le corresponde una compensación de 6.258 euros. Fue el propio Lluís Llongueras, de 74 años, quien destapó la caja de los truenos a principios de octubre, cuando aseguró a través de otro comunicado que su hija le había despedido de una empresa creada por él en 1987. Lo más llamativo es que, según explicaba el estilista, se había enterado de su salida de la compañía a través de un burofax. Tras el anuncio, no quiso hacer declaraciones al margen de valorar que todo le ocurría "por ser un buen padre" y poner a nombre de sus dos hijos y su ex mujer la mayoría de las acciones de esa compañía.

Tampoco su hija Esther Llongueras quiso atender a los medios ni explicar los problemas con su padre. Sin embargo, según se supo dos días después, no era el primer despido en la casa Llongueras. Dos semanas antes de que Esther Llongueras despidiera a su padre, éste le había eliminado a ella y a su primera ex mujer, Dolores Poveda, como apoderadas de otra de las empresas de la firma Llongueras, ISUC. En manos de Lluís Llongueras siguen la mayoría de las empresas del grupo, que incluye una cadena con un centenar de salones de belleza (la mayoría franquiciadas), escuelas de estilismo y licencias para productos cosméticos, entre otros.