Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La candidatura socialista a la Comunidad de Madrid

Jiménez: lealtad a Zapatero por encima de sus intereses

"Quien está preparada para ganar también lo está para perder; y yo lo estoy". Esta aseveración la han escuchado de Trinidad Jiménez las personas de su entorno desde el primer día que empezó la carrera por la candidatura a la presidencia de la comunidad de Madrid. Este domingo ha reaccionado de forma serena al conocer el resultado, con un argumento de peso; el único: "Los militantes han querido este resultado y no hay nada que objetar", les dijo a sus desconsolados colaboradores.

Una vez más, como ya ocurrió en 2003 cuando fue candidata a la alcaldía de Madrid, atendió la sugerencia de José Luis Rodríguez Zapatero de que podía aspirar a ser la candidata a la Comunidad de Madrid. Los estudios indicaban de que con ella había alguna posibilidad de que el PP perdiera la mayoría absoluta. "Tuvo margen para decirle que no; pero no lo hizo", insisten en su círculo.

Y esos principios a los que alude no son cláusulas de estilo, cliclés o tópicos. En Trinidad Jiménez, son de verdad, aseguran quienes trabajan con ella desde la etapa municipal madrileña. Estos se esfuerzan por convencer de que en ella no hay nada impostado a pesar de que durante años ha sufrido ataques personales por su supuesta ligereza y frivolidad.

De su padre, el magistrado Francisco Jiménez Villarejo, muy respetado en su profesión, dicen que le viene el sentido "del esfuerzo, el compromiso y la responsabilidad". De su madre, "la vitalidad y el optimismo", indispensables para que esta madre de nueve hijos fuera a la Universidad con 42 años e hiciera la oposición para funcionaria de prisiones. Esta malagueña, como sus padres, nació en 1962, y se vinculó al PSOE, primero a las Juventudes Socialistas desde los 21 años, y estudió Derecho en Madrid. Siempre se ha movido con una determinación casi arrolladora. Otra cosa han sido los resultados. Cuando con otros diputados socialistas impulsó a José Luis Rodríguez Zapatero en 2000 para que emprendiera el camino de la secretaría general del PSOE. "?La insistencia de Trini fue determinante para que diera el paso", ha dicho en distintas ocasiones Zapatero.

Y por Zapatero la ministra de Sanidad, se embarcó en Madrid hace ocho años y ahora lo ha vuelto a hacer. La derrota le duele por dos motivos. Uno, porque sí cree que con ella las elecciones en la comunidad estarían muy reñidas. Y, otra, porque elprotagonista de la derrota, a su pesar, no es ella zino Zapatero