Carga policial contra las protestas en el centro de Valencia

Un grupo de jóvenes rompe escaparates y lanza sillas durante una manifestación por la céntrica calle de Colón.-EU exige la dimisión del delegado del Gobierno por la "brutal" intervención de la policia

Las fuerzas de seguridad del Estado han cargado al filo de la una del mediodía contra la cabecera de la manifestación que recorría a esas horas la calle de Colón de Valencia. La marcha, al parecer improvisada puesto que se originó en la concentración autorizada frente a la Delegación del Gobierno, circulaba en dirección a la plaza del Ayuntamiento. Al paso de las tiendas de una de las calles más comerciales de Valencia, un grupo de jóvenes comenzaron a arrojar sillas y todo tipo de objetos (hasta alguna bicicleta ha volado) con la consiguiente rotura de cristales de escaparates. La acción sorprendió a muchos de los manifestantes, que llevaban horas protestando por las calles del centro sin incidentes.

Más información
Más malestar que huelga

A la cabeza de la manifestación iban unos jóvenes identificados con pancartas de la Facultad de Filosofía. También había una pancarta amarilla que ponía solo "Per la justícia". Tras la carga policial, a la altura del cruce de la calle de Pizarro, la manifestación se disolvió. Ante el cariz de los acontecimientos la mayoría de los comercios de la céntrica vía valenciana echaron el cierre.

La marcha arrancaba de una concentración frente a la Delegación del Gobierno, en la sede provisional de la calle de Colón, convocada por USO y a la que se han sumado sindicalistas de CC OO. Ha durado unos 40 minutos en un ambiente festivo, según los testigos, y sin incidentes. Entre pancartas y pitos, y al grito de "Zapatero dimisión" han exigido el "stop a la reforma laboral para generar el crecimiento de la economía, empleo estable y de calidad, y un nuevo modelo de diálogo social". La concentración ha aumentado el número de participantes y ha empezado a desfilar a lo largo de la calle. Poco después de moverse los concentrados para dirigirse hacia la plaza del Ayuntamiento, se han sumado a ellos un grupo de jóvenes que se han colocado a la cabeza y la Policía ha parado la manifestación. Una parte de los asistentes se ha opuesto a las indicaciones de los agentes y ha cogido sillas y mesas de la terraza de una cafetería y las ha lanzado por los aires. La policía ha reaccionado con una carga que ha sorprendido a los sindicalistas que llevaban horas manifestándose sin incidentes.

La coordinadora de Esquerra Unida, Marga Sanz, ha pedido la dimisión del delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, por la "brutal carga policial contra los huelguistas", que, según sus datos, ha producido numerosos heridos, entre ellos miembros de la coalición y de Jóvenes de EU.

Un momento de la carga policial contra un grupo de jóvenes en el centro de Valencia.
Un momento de la carga policial contra un grupo de jóvenes en el centro de Valencia.CARLES FRANCESC

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS