Un jurado popular considera culpable al autor de la muerte de dos homosexuales

Les asestó 57 puñaladas.- El acusado está en libertad porque expiró su prisión provisional

El jurado popular encargado de juzgar el doble crimen de dos jóvenes homosexuales acaecido en julio de 2006 en la calle Oporto de Vigo ha declarado culpable de dos asesinatos y de un incendio a Jacobo Piñeiro Rial, el autor confeso de ambas muertes. Así, según el veredicto leído este viernes por el portavoz del tribunal popular, los nueve miembros del jurado, por unanimidad, consideran probado que el acusado asestó 57 puñaladas a las víctimas -35 a Isaac Pérez Triviño y 22 a Julio Anderson Luciano-.

Además, estiman que quería causarles la muerte y que aumentó "deliberada e inhumanamente" el dolor de ambos. Por otra parte, el jurado también ha considerado por unanimidad que Piñeiro no actuó ni en legítima defensa, ni afectado por las drogas o el alcohol, ni bajo un miedo insuperable -las eximentes que pedía la defensa para que el acusado fuera absuelto-.

Más información

A ese respecto, han recordado que, según el informe de las forenses -pieza clave para este veredicto de culpabilidad-, las víctimas no pudieron atacarle y estaban indefensas por las graves heridas que tenían. En lo que respecta al incendio, el veredicto considera a Jacobo Piñeiro culpable de haber prendido el fuego en el piso donde cometió los asesinatos y de haber abierto además la espita del gas.

En ese sentido, se recoge en el documento que el acusado era "consciente del riesgo de que el fuego se extendiese a los restantes pisos del inmueble con peligro para sus ocupantes y, al abrir la espita del gas, tenía intención de provocar una explosión". No obstante, la mayoría de miembros del tribunal popular cree que Piñeiro se llevó una maleta llena de objetos personales del piso para simular un robo, y no con ánimo de lucro, por lo que lo consideran no culpable del delito de hurto que pedía la acusación particular.

En libertad

Finalmente, el jurado se ha mostrado desfavorable a la posibilidad de que Jacobo Piñeiro se acoja a los beneficios de la condena condicional y se le suspenda la pena. También ha rechazado que se solicite al Estado el indulto. Pese al veredicto de culpabilidad, Jacobo Piñeiro ha abandonado libremente los juzgados, ya que no hay una sentencia todavía que le condene.

El magistrado de la sección quinta de la Audiencia Provincial, que presidió el juicio, deberá decidir si acepta las peticiones de fiscalía y acusación particular de que Piñeiro comparezca dos veces al día para firmar en los juzgados -la acusación particular pide prisión provisional, aunque se adhiere a la petición de firmar si no se acepta su demanda-.

Tras escuchar el veredicto del jurado, con la vista al frente e impasible, Piñeiro salió rápidamente por la puerta de atrás del edificio judicial. Cuando se marchaba, se encaró con varios reporteros gráficos que grababan su salida y los insultó y amenazó.

Jacobo Piñeiro está en libertad porque el pasado 13 de julio agotó el periodo de prisión provisional. Aunque fue sometido a juicio en febrero del año pasado por el doble crimen de la calle Oporto, el jurado emitió un polémico veredicto en el que lo absolvió de los dos asesinatos. Tras el recurso de las partes, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSGX) anuló la vista y la sentencia -le habían impuesto 20 años de cárcel por el incendio- y ordenó la celebración de un nuevo juicio. Este nuevo proceso ha concluido con un veredicto de culpabilidad y, en los próximos días se conocerá la sentencia, en la que se le impondrá la pena de cárcel y el pago de las indemnizaciones. El acusado se enfrenta a 60 años de prisión por los asesinatos y el incendio.

Lo más visto en...

Top 50