Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un médico por falsificar partes para regularizar a 'sin papeles'

La policía detiene a 83 extranjeros que estaban tratando de arreglar su situación en España

Un médico originario de Siria ha sido detenido por la policía, acusado de falsificar partes médicos con los que decenas de inmigrantes irregulares pretendían legalizar su situación en España, según fuentes policiales. La operación ha permitido desarticular una red dedicada a la falsificación documental y a las estafas. En la operación se ha detenido a 93 personas, principalmente en las localidades de Reus y Tarragona. El resto de los arrestados son compradores que pagaban entre 200 y 3.000 euros por cada certificado médico. Estos documentos eran empleados para intentar regularizar su situación administrativa en España por la vía de "arraigo social".

Las investigaciones se iniciaron el pasado verano al detectarse la falsedad de un parte médico presentado por un marroquí que había solicitado la autorización de residencia por circunstancias excepcionales (arraigo). Los agentes pudieron comprobar la existencia de más de un centenar de extranjeros que habían presentado la solicitud para regularizar su situación usando partes médicos para justificar una estancia en España desde un periodo superior al requerido por la ley.

Entre los 93 detenidos están los 10 máximos responsables de esta organización: unos se encargaban de captar a los clientes, otros de realizar las falsificaciones y, finalmente, unos terceros efectuaban las entregas de los documentos falsificados. Los otros 83 arrestados son extranjeros que estaban tramitando sus papeles en la Subdelegación del Gobierno de Tarragona. Cada uno de ellos pagó entre 200 y 3.000 euros por el falso certificado médico.

Los captadores actuaban preferentemente en la estación de autobuses, en la mezquita y en un centro comercial de Reus, localidad en la que existe una numerosa colonia de inmigrantes norteafricanos y donde en alguna ocasión han sido detenidos sospechosos de estar vinculados al terrorismo islamista.

El médico Mohamed A.K., de 62 años, que desempeñaba un papel clave en la red, fue detenido en el hospital infantil San Joan de Deu de Esplugues de Llobregat (Barcelona). Anteriormente había trabajado en varios centros de salud, donde se había apoderado de impresos en blanco en los que había estampado el sello con el nombre y el número de colegiado de otros compañeros. Él se limitaba después a rellenar el documento con el nombre del inmigrante irregular, hacer constar en meses atrás le había atendido de alguna dolencia urgente, y a echar un garabato a modo de firma.

La operación ha sido realizada por el Grupo I de la UCRIF de la Comisaría Provincial de Tarragona, la UCRIF de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña y la comisaría de Tortosa, que han decomisado alrededor de un centenar de impresos.