Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jáuregui: "Lo más importante es mantener la unidad"

Los participantes de un debate en EL PAÍS coinciden en que el comunicado de ETA es fruto de la debilidad provocada por la presión policial y del estrangulamiento de la izquierda 'abertzale'

El alto el fuego de la banda terrorista ETA no entusiasma. Si durante el día de ayer y toda la jornada de hoy, distintos partidos y agentes sociales se ha referido con cautela al comunicado difundido ayer por los terroristas a través de la televisión pública británica BBC y del diario Gara , en el debate a cinco organizado hoy por EL PAÍS a través de su red social, Eskup , y moderado por el redactor jefe del diario Javier Casqueiro, no se ha respirado un ambiente muy distinto. Todos los participantes han coincidido en que lo que deben hacer ahora los terroristas es poner fin a la violencia definitivamente sin contrapartidas políticas. Aseguran además que el anuncio de ETA es fruto de la presión policial que ha dejado muy debilitada a la banda y de la ilegalización de Batasuna, que desea regresar a las instituciones.

El vicepresidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), José Marco, ha reclamado al Gobierno que mantenga la misma firmeza a pesar del mensaje de los terroristas. "Es la mejor estrategia", ha dicho. "No se debe cambiar esta posición, porque sería enviar mensajes a ETA de que todo vale". También ha recordado que Batasuna sigue estando considerada como una organización terrorista por el Tribunal Europeo de Estrasburgo: "Tenemos poca fe en lo que pueda hacer la llamada izquierda abertzale, ha añadido. Marco ha comenzado su intervención pidiendo que la democracia y el Estado de Derecho "sean lo suficientemente inteligentes como para no caer de nuevo en la trampa de los terroristas". El represente de la AVT ha enviado además un consejo a los terroristas, cuyo alto el fuego ha definido como un parón técnico: "Existe un gran atajo: dejar las armas y ponerse a disposición de la justicia".

Todos los participantes en el debate han concluido que el paso de ETA ha estado forzado en buena parte por la presión de la izquierda abertzale, asfixiada al no poder concurrir a los comicios tras su ilegalización, y de la situación de debilidad que presenta la banda debido al estrangulamiento policial y judicial que sufre desde hace años. Según ha destacado desde Estrasburgo el socialista Ramón Jáuregui el anuncio no afecta a la actividad terrorista "no ofensiva" (comandos, compra de armas, etc.), por lo que, subraya el eurodiputado, "cabe pensar que ETA va a mantener la actividad y por eso el anuncio no vale para alterar la estrategia". Y ha añadido: "La incógnita es saber cuál es la estrategia de Batasuna para acceder a las elecciones". Para Jáuregui ha sido importante "el tono bajo" que se ha dado al comunicado desde todas las fuerzas políticas y sociales. Un mensaje en el que, en opinión del experimentado político, "palpita un trasfondo de negociación esperada".

El vicepresidente de la AVT ha remarcado que ETA sólo pretende "lavar la cara a las ramas políticas para poder abrir una ventana que les permita acceder a las instituciones en las próximas elecciones". "Pero no lo han conseguido", ha terciado Jáuregui, quien ha reclamado, como aspecto más importante, "mantener la unidad democrática y la estrategia" contra la banda.

Por su parte, el periodista de EL PAÍS Luis R. Aizpeolea (que ha comenzado diciendo que "el comunicado no vale un pimiento") ha hecho su diagnóstico sobre es estado de las relaciones entre la izquierda abertzale y la banda terrorista: "No creo que hay una división clara de trabajo como en el pasado. Según el ministro del Interior, a la izquierda abertzale le cogió de sorpresa que ETA iba a publicar el comunicado el fin de semana y se adelantó a filtrar el texto con la petición de tregua verificable".

Idea en la que abundó Francisco Llera, profesor de la Universidad del País Vasco y director del Euskobarómetro: ""No debemos olvidar que este juego de treguas parciales es algo diseñado y escrito por la propia organización terrorista hace meses y no responde a ninguna demanda de una organización política con autonomía en su entramado". Sin embargo Jáuregui no comparte totalmente esta idea y destaca como muy positivo que "por primera vez" el entorno político de ETA haya influido en la estrategia de los etarras: "Esto nunca había ocurrido", ha explicado, tras asegurar que, no obstante, se trata de un anuncio "ambiguo e insuficiente".

Durante el debate, también ha habido unanimidad a la hora de establecer que las condiciones no recogidas en el comunicado de ayer, pueden ser las anunciadas recientemente por la izquierda abertzale. Y éstas son valoradas así por el director del Euskobarómetro: "Se trata de condiciones inasumibles por nuestro sistema democrático y, además, para dar moral a su tropa y favorecer la presión internacional de sus mediadores, están imaginando la reiteración de la negociación ya fracasada".

Aizpeolea ha subrayado que la propia ETA sabe que las treguas ya no tienen credibilidad y que la banda "intenta ganar tiempo porque aún no tiene tomada la decisión de abandonar las armas".

Javier Casquiro quiso conocer cómo se había valorado en Bruselas el anuncio de la banda terrorista, ya que el diario Gara le había concedido mucha importancia a la posición de la Comisión Europea. Jáuregui ha contestado: "Ni palabra. En Bruselas, el portavoz de la Comisión ha heho un comentario frío y en el pleno de Estrasburgo nadie comenta nada. Vengo de la reunión del Grupo Socialista Europeo y allí nadie ha mencionado el tema".

Ante tanto escepticismo, Francisco Llera ha concluido su intervención asegurando que "la mejor medida de la realidad será la que den los servicios de inteligencia e información de los cuerpos y fuerzas de seguridad españoles y franceses".