La Ertzaintza reforzará la seguridad tras el repunte de la 'kale borroka'

Ares insta a la colaboración ciudadana tras el noveno ataque en dos semanas

La Ertzaintza reforzará la seguridad en Euskadi, en colaboración con el resto de cuerpos policiales, tras el repunte de actos de kale borroka, que suma ya nueve ataques en las tres provincias vascas desde el pasado 7 de agosto, el último de ellos en la madrugada de ayer en Bilbao. El consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, quien precisó este extremo a EL PAÍS, destacó que la violencia callejera, desaparecida "prácticamente" en los últimos tiempos, ha vuelto a reparecer en un intento de los abertzales radicales de "hacerse presentes en las fiestas vascas" y en el verano en general.

El último ataque tuvo de nuevo por objetivo, como la gran mayoría de los anteriores, los contenedores de basura. Ocho de ellos fueron incendiados a partir de las cuatro de la mañana de ayer en cuatro calles de Bilbao, ciudad que hoy empieza sus fiestas de Aste Nagusia. Las llamas, que tuvieron que ser sofocadas por policías y bomberos, alcanzaron a 14 vehículos que se encontraban aparcados en las inmediaciones, de los que uno quedó prácticamente destruido. Más de 60 contenedores de basura han ardido desde el primer ataque de esta serie, registrado hace dos semanas en Ondarroa (Vizcaya).

Más información
Colocan un artefacto incendiario junto a la casa de un vecino de Bilbao

Fuentes de la consejería consideran que no hay datos para concluir que se están reorganizando los grupos que practican este terrorismo de baja intensidad, sino un cierto "descontrol" en el seno de la izquierda abertzale ilegalizada tras la apuesta de sectores de la misma por las vías políticas. "Estos grupos han estado ahí y si empiezan a actuar es en función de sus intereses", añadió el consejero. En varios de los ataques se han sumado, además, circunstancias de claro gamberrismo y en otros un cierto efecto mimético.

Ares reclamó a quienes dentro de la izquierda abertzale estén en contra de la violencia a pronunciarse con claridad y sin subterfugios y pidió a todos los partidos, varios de los cuales mantienen abiertas vías de colaboración o comunicación con Batasuna, a ser "muy exigentes" con los radicales.

El titular vasco de Interior instó además los ciudadanos a que faciliten a la Ertzaintza cualquier indicio que pueda servir para ayudar a la detención de los autores de estos ataques. La policía vasca, que está revisando grabaciones de cámaras de seguridad y recogiendo otro tipo de informaciones, no ha realizado más que un arresto de implicados en estos actos, un joven detenido el pasado día 7 en la localidad vizcaína de Maruri. En Zarautz, donde cuatro días después eran quemados 33 contenedores, fueron identificadas dos personas, una de ellas con antecedentes por actos de violencia callejera, pero sin llegar a ser arrestados.

El pleno del Ayuntamiento de Bilbao, reunido ayer en sesión extraordinaria, condenó la quema de contenedores, unos actos "que, además de intimidar a la población y ponerla en riesgo, suponen atentar contra la convivencia y el deseo de paz de la sociedad bilbaína", en palabras del alcalde, Iñaki Azkuna. "Esta gente no quiere unas fiestas en paz y vuelven a las andadas", se dolió.

EA reclama el "cese inmediato" de las acciones

De entre la cascada de reacciones que motivó ayer el nuevo acto de violencia callejera, una de las más significativas llegó de Eusko Alkartasuna (EA), que cerró en

junio pasado un acuerdo soberanista con la ilegalizada Batasuna. EA, que ya anteayer reiteró la vigencia de este acuerdo, reclamó ayer directamente el "cese inmediato" de estas acciones, "vengan de donde vengan", porque "no tienen cabida en el nuevo escenario político abierto en Euskal Herria". EA, junto a su condena del último ataque, resalta que su pacto con Batasuna apuesta por las vías políticas y democráticas.

El resto de formaciones democráticas emplazaron de nuevo a la izquierda abertzale ilegalizada a condenar con claridad y rotundidad estos casos de violencia terrorista de baja intensidad. La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega destacó tras el Consejo de Ministros que los violentos o quienes estén con ellos tienen como "única alternativa" rendir cuentas ante el juez y "pasar largos años en la cárcel".

El secretario general del grupo parlamentario del PSE, Óscar Rodríguez, consideró en declaraciones a EL PAÍS que a mucha gente, como su correligionario el alcalde de San Sebastián, Odón Elozar, el comunicado hecho público el miércoles por los herederos de Batasuna les parece un paso, "pero la inmensa mayoría de la sociedad considera que no es el paso que hace falta". Rodríguez recalcó que el nivel de exigencia con la izquierda abertzale radical debe ser "máximo".

El portavoz parlamentario del PP vasco, Leopoldo Barreda, considera que "se está reorganizando el terrorismo callejero". "Hace falta tomárselo en serio y con todos los mecanismos de prevención", abundó. Barreda criticó además las palabras de Elorza.

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, reconoció en Radio Euskadi que su formación mantiene un "contacto más o menos fluido" con representantes de "ese mundo que quiere hacer política en esa autodenominada izquierda abertzale". No obstante, también ha admitido que hasta elmomento esos mismos representantes no le han trasmitido "confianza" en su apuesta por la política.

La reacción de los 'abertzales' radicales

1. La izquierda abertzale ilegalizada evitó ayer de nuevo, en una comparecencia en Bilbao, condenar el último ataque de kale borroka cometido en esa misma ciudad y se remitió al comunicado que hizo público el miércoles.

2. Este texto reitera su "apuesta inequívoca" por el uso de vías "exclusivamente políticas y democráticas", por lo que "cualquier acto que rompa esta estrategia se sitúa fuera de la misma". La reacción repite la que ya mostró Batasuna el 24 de junio tras el ataque a un puesto de atención ciudadana de la Ertzaintza en Salvatierra (Álava).

3. El comunicado acusa a la consejería de Interior, algunos alcaldes y "la mayoría" de partidos y medios de comunicación de utilizar lo que califica de "sucesión de hechos" en su "afán por criminalizar" a la izquierda abertzale y "mantener la situación de bloqueo ante el nuevo escenario político".

4. Cargos públicos de la ilegalizada ANV han eludido también estos días condenar los ataques de Zarautz y Azkotia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS