Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno califica de "deslealtad al Gobierno y a España" la visita de Aznar a Melilla

El PP dice que el viaje era una iniciativa del ex presidente del Gobierno apoyada desde su partido por Rajoy

El Gobierno ha calificado de "deslealtad al Gobierno y a España" la visita del ex presidente del Gobierno José María Aznar a Melilla. El ministro de Fomento y número dos del PSOE, José Blanco, ha dicho que la presencia de Aznar en Melilla "no ayuda" y que se da "cuando sabe que su presencia no ayuda" dada la situación de tensión en la frontera con Marruecos. "Estamos trabajando en el problema, se va a arreglar a pesar de González Pons, Mariano Rajoy y el que faltaba ahora, que nunca visitó la ciudad en los ochos años que fue presidente". "No conozco a ningún ex presidente que sin conocimiento del Gobierno tenga este comportamiento", ha dicho Blanco.

Aznar está de visita hoy en Melilla "para apoyar a los melillenses y a las fuerzas de seguridad del Estado que prestan servicio en estos momentos con dificultad", según han informado a EL PAÍS fuentes de la fundación FAES, de la que Aznar es presidente. Lo primero que ha hecho Aznar al llegar a Melilla es visitar un puesto fronterizo, donde apenas se ha bajado un par de minutos del coche. En estos momentos el ex presidente está reunido con el presidente de Melilla, Juan José Imbroda.

La visita de Aznar ha sido iniciativa suya apoyada por el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha explicado la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. "Quien diga que visitar territorio español es una provocación no tiene claro donde empieza y donde termina España", ha añadido.

Tras la visita a la frontera de Beni-Enzarlo, el ex presidente se ha desplazado al centro de la ciudad, donde ha desayunado de manera informal con Imbroda, también presidente del PP regional. Aznar, que ha acudido acompañado por su hijo Alonso, también ha sido acompañado en este desayuno por el diputado del PP por Melilla Antonio Gutiérrez.

Esta mañana los activistas marroquíes han anunciado el levantamiento del bloqueo en la frontera de Melilla que pretendían mantener hasta el fin de semana. Las razones que han alegado para este súbito cambio son dos: dar "una oportunidad a la diplomacia ante la visita de hoy a Rabat del director general de la Policía y de la Guardia Civil y la del lunes del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba", y porque dicen que han llegado a un acuerdo con la asociación de comerciantes del Polígono, en Melilla para suspender el bloqueo porque en Ramadán "los musulmanes melillenses consumen mucha fruta, verdura y pescado frescos". En realidad todo es un teatro. Ellos mismos reconocían esta mañana que están "jugando".

La visita del ex presidente del Gobierno se produce tras la realizada ayer por el vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, quien se entrevistó también con el presidente de la Ciudad Autónoma y llevó a cabo un recorrido por el perímetro de la frontera. González Pons pidió al Gobierno que haga las gestiones diplomáticas "precisas" para recuperar la tierra de nadie entre la frontera española y la marroquí. Y solicitó, "con el respeto debido", al Ejecutivo marroquí que ponga "orden en su lado", para que las relaciones entre ambos países, "que son fraternas", sigan siéndolo.

El PSOE ha contestado acusando a la oposición de "echar más leña al fuego" y a González Pons de ser "casi un agitador profesional", en un comunicado del secretario de ciudades y política municipal del partido, Antonio Hernando.