Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Quienes precisan ayuda son ellos"

Los montañeros de Vitoria atrapados por las riadas en India quieren asistir a la población local - Al menos 30 españoles logran un vuelo para salir de la zona

"Para los extranjeros, la situación está completamente normalizada. Tenemos agua, comida, los negocios de la ciudad están abiertos y andamos por las calles. De hecho, hoy ha hecho un día muy bueno". David Gorostiaga, uno de los montañeros vascos que permanecen en Leh, en el norte de India, después de que una riada causase importantes estragos en la zona, dejando al menos 145 muertos y cientos de heridos, no tiene prisa por salir de allí. "Si mandan un avión, mejor que sea para traer ayuda a los locales, más que para rescatar turistas", explicaba ayer por teléfono a EL PAÍS. Por detrás se podía escuchar a sus compañeros de viaje: "¡Claro, claro! Nosotros estamos bien". "La gente local necesita ayuda porque se ha quedado sin casa", recalca Gorostiaga.

"Lo poco que tenían se lo ha llevado el agua", dice un expedicionario

Su grupo de siete montañeros ?cinco de Vitoria, uno de Amurrio y otro de Berriz? tenía previsto subir el Nun, un pico de 7.135 metros en el Himalaya. Gorostiaga y sus compañeros entienden que haya pánico entre el resto de los atrapados en Leh, porque los rumores, a los que no da ninguna credibilidad, sobre nuevas lluvias o una epidemia de cólera corren como la pólvora. "Entiendo que la gente se quiera marchar, es normal, pero es muy importante tranquilizar a las familias en España porque la situación no es grave. Quien quiera irse ya se podrá marchar, pero no pueden hacerlo todo juntos, porque los aviones están llenos. Hemos tenido la posibilidad de irnos hoy [por ayer] y no hemos querido", añade.

Él y sus compañeros habían iniciado su periplo un día antes del aguacero, pero tuvieron que volver a pasar la noche en Leh porque las lluvias habían tirado ya un puente. Les pilló la riada, quedaron atrapados y no pudieron ir al campo base para seguir con su viaje, que narraban en un blog (nunmendia2010.blogspot.com), "Nos ha costado mucho dinero", reconoce, aunque no cree que sea el momento de quejarse, teniendo en cuenta que cientos de personas lo han perdido todo, muchos la vida.

Desde entonces, han ayudado en lo que pueden, quitando tierra y regalando a los afectados los alimentos y medicinas que llevaban consigo. En los trabajos de desescombro vieron rescatar varios cadáveres. Las autoridades indias cifran de momento en 145 el número de fallecidos confirmados. Un total de 129 han sido identificados; seis de ellos son extranjeros. Medio millar de personas siguen desaparecidas, entre ellos una mallorquina, Lourdes Morro.

Gorostiaga precisa que en la zona se hallaban un grupo de 46 expedicionarios del club de montañismo Ganguren de Galdakao, además de tres jóvenes de San Sebastián, un piragüista de Durango y dos navarros. "No estamos de acuerdo con las noticias que se dan en España. Se está alarmando a las familias", añadió. El primer día de la riada, el pasado viernes por la mañana, sí se registraron momentos de pánico porque los residentes locales se hallaban nerviosos: "Nunca habían visto esto, así que corrían, asustados por todo lado. Lo poco que tenían se lo ha llevado la riada".

La policía, relata, ha ido por las calles anunciando que no hay peligro, instando a los comerciantes a abrir sus tiendas. "Aquí una fuente principal de ingresos es el turismo y marcharnos ahora no es necesario", añade. Como explicó ayer por la mañana en su bitácora, su grupo no tiene previsto dejar la zona hasta mañana: "Queremos ver la situación y, tal vez, comenzar una actividad en los montes, pero solo si consideramos que no hay ningún riesgo".

El Ministerio de Asuntos Exteriores calcula que entre 160 y 180 españoles siguen en la zona afectada por el desastre. Además, hay unas 50 personas en los valles cercanos a Leh que aún no han sido localizadas, según el recuento realizado a partir de las llamadas de familiares y amigos recibidas por las autoridades.

Al menos 30 de ellos lograron ayer salir en un vuelo hacia Nueva Delhi, según explicó un portavoz de Exteriores. Cinco partieron por la mañana, incluido un herido, Rafael Roca, pareja de la única desaparecida confirmada, y otros 25 por la tarde. La Embajada de España en Nueva Delhi ha desplazado personal en Leh para facilitar los trámites y, en algunos casos, adelantar el dinero para los billetes, aunque varios familiares se han quejado de la falta de información por parte de las autoridades españolas.