Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía de Lleida sienta en el banquillo a seis concejales de Vilaller por delito urbanístico

Los acusados autorizaron la construcción de 36 viviendas en una zona de equipamientos

La Audiencia de Lleida juzgará en los próximos meses un presunto caso de pelotazo urbanístico en el que están acusados seis concejales del Ayuntamiento de Vilaller (Alta Ribagorça) en 2005, entre ellos el actual alcalde Jaume Monsó, de IpV-AM, para quien el fiscal solicita una pena de un año y diez meses de prisión y ocho de inhabilitación para cargo público por un delito contra la ordenación del territorio y otro de tráfico de influencias. La misma pena se solicita para Marc Moreno, entonces concejal de obras.

Los acusados autorizaron la construcción de 36 viviendas en una zona de equipamientos. Los otros cuatro ediles -uno de ellos lo sigue siendo- están imputados por un delito urbanístico y se enfrentan a 16 meses de multa a razón de una cuota diaria de 20 euros y ocho años de inhabilitación. Para un asesor municipal y dos constructores se piden ocho meses de cárcel.

El fiscal considera que todos ellos se pusieron de acuerdo, "con ánimo de enriquecimiento injusto", para proyectar la ilegal construcción de 36 viviendas y 36 aparcamientos en los terrenos donde estaba previsto construir un Centro de Día. "La perspectiva de ganancia era especialmente elevada dada la cercanía de la estación de esquí de Boí Taüll", señala el fiscal en el escrito de acusación.

Para poder ejecutar el plan, el ayuntamiento aprobó en octubre de 2005 la segregación de una parcela de 900 metros de una finca municipal para permutarla con la constructora de dos de los acusados, a cambio de un local que representara un 20% del coeficiente total del edificio. El fiscal afirma que al utilizar la vía de la adjudicación directa en lugar de la subasta pública "infringieron intencionadamente" varias normas administrativas, a pesar de contar con un informe jurídico que detallaba los pasos a seguir para la realización correcta de la operación inmobiliaria.

El arquitecto municipal y la secretaria emitieron informes negativos, a pesar de lo cual, en un pleno celebrado en mayo de 2006, los acusados votaron a favor de conceder la licencia de obras para la construcción de un edificio plurifamiliar de 36 viviendas y 36 aparcamientos, siendo conocedores tanto los concejales como los promotores de que la misma vulneraba la vigente calificación del suelo, que reservaba dicha ubicación a equipamientos y nunca a uso privado. En las últimas elecciones municipales, Monsó fue reelegido alcalde de Vilaller.