Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El narcotraficante asesinado en La Nucia creó un entramado empresarial para blanquear dinero

Coelier, muerto a tiros la semana pasada, también quiso desarrollar una urbanización en Xàbia

El narcotraficante francés Alain Bernard Coelier, asesinado a tiros el pasado día 12 junto a su lugarteniente en una urbanización de La Nucia, mantenía con la ayuda de testaferros un entramado empresarial en las dos comarcas de La Marina cuyo objetivo, según la Policía Nacional, era el blanqueo de capitales procedente del tráfico de cocaína, principalmente entre Venezuela y España. Para cumplir con este objetivo, el entorno de Coelier se valió de empresas inmobiliarias y locales comerciales situados en L'Alfàs del Pi y La Nucia. En 2005, una de las mercantiles donde tenía intereses pretendía desarrollar incluso un proyecto urbanístico en Xàbia.

Según consta en el registro mercantil, estas sociedades estaban administradas por Gilliand Round, el nombre que según investiga la Policía podría haber utilizado supuestamente Isabelle R., mujer del narcotraficante asesinado. Round controlaba las agencias inmobiliarias Camamu y Narabruz, la constructora Ferrial y una agencia de alquiler en La Nucia, así como un restaurante y una peluquería en L'Alfàs del Pi y un club de alterne en Benidorm.

Los nombres de estas empresas fueron facilitados por el Ministerio de Interior de Venezuela después de colaborar con las policías de España y Francia en una espectacular operación policial que tuvo lugar en 2006 y en la que el imperio de Coelier se vino abajo: fue detenido junto a dos cómplices a bordo de un velero de bandera inglesa que transportaba 3.500 kilos de cocaína a unas 400 millas de Canarias y pasó cuatro años en la cárcel; de hecho, hacía una semana que había salido de prisión tras pagar una fianza de 30.000 euros cuando fue asesinado.

En aquella operación de 2006 también fueron detenidos en diversos puntos de la provincia de Alicante otros ocho miembros de la organización, entre ellos Isabelle R. y el abogado J. J. S. quien, según la Policía, supuestamente colaboraba en las actividades de blanqueo de capitales. Además, se realizaron 12 registros domiciliarios. J. J. S. tenía cargos en otras empresas de la Marina Baixa y administró hasta 2005 la empresa Gilliand Round, SL, que pertenecía precisamente a la principal testaferro del grupo mafioso.

Gilliand Round había sido nombrada en enero de 2005 administradora de Desarrollo Urbanístico de la Granadilla, SL en compañía de otro socio con numerosos intereses en varias empresas de Xàbia. La mercantil, con un capital social de 480.000 euros y con domicilio social en Callosa d'En Sarrià, presentó aquel mismo año ante notario un plan de reforma interior y proyecto de urbanización de una unidad de actuación incluida en el Plan General de Xàbia, con una superficie bruta por desarrollar de 31.168 m2.