Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ares ratifica su compromiso de evitar la presencia 'abertzale' en las instituciones

El consejero de Interior, Rodolfo Ares, ratificó ayer el compromiso "solemne" del Gobierno de evitar que la izquierda abertzale regrese a las instituciones si no logra la desaparición de ETA o se desmarca de forma "clara e inequívoca" de su actividad. Según advirtió, aunque no haya habido atentados en los últimos meses, Euskadi sigue bajo la lacra del terrorismo debido a la existencia de "amenazados, extorsionados" y gente en el "punto de mira".

Durante un homenaje en Ermua al concejal popular Miguel Ángel Blanco, asesinado por ETA hace 13 años, Ares insistió en que la organización armada "no ha desaparecido" y, en una velada alusión al polo soberanista, reprochó la "actitud inmoral" de supeditar a la comisión de un nuevo atentado la demanda de un desmarque definitivo de la violencia a la antigua Batasuna. En este sentido, instó a "ser exigentes" con los "radicales abertzales". "Son ellos quienes deben elevar su listón democrático", justificó.

El titular de Interior reiteró que la banda terrorista se encuentra "más débil que nunca", pero aclaró que no estamos en la etapa "post-ETA" y emplazó a quienes buscan "un único proyecto" abertzale a que "no se dejen engañar". Al contrario, abogó por trabajar "todos juntos" para acabar con la organización criminal, aunque "sin ansiedades ni prisas" que puedan llevar a cometer errores.

"Errores del pasado"

Al acto de homenaje, en el que se descubrió un busto que recordará al edil asesinado en el interior del Ayuntamiento, asistieron también el portavoz del PSE, José Antonio Pastor; el líder de los populares vascos, Antonio Basagoiti; y la presidenta del Parlamento, Arantza Quiroga, además de la Corporación municipal al completo. El alcalde, el socialista Carlos Totorika, pidió a los Ayuntamientos que sean también "implacables" contra ETA y todos los símbolos que supongan un enaltecimiento del terrorismo.

Basagoiti, por su parte, ensalzó a Blanco como la figura que impulsó la "rebelión ciudadana" contra la violencia y el inicio de un camino de unidad entre partidos que ha encontrado un "refuerzo" en el acuerdo político de socialistas y populares, que tiene "la finalidad principal de derrotar todos los objetivos de los asesinos". En línea con Ares, y pese a la reiterada apuesta de Batasuna por las vías políticas y democráticas en exclusiva, el presidente del PP vasco abogó por la "firmeza" y por "no caer en errores del pasado".