Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El debate de la nación más crítico

Los anteriores debates sobre el estado de la nación entre Zapatero y Rajoy

Terrorismo y economía, los ejes de los debates en los que se han enfrentado

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, mantendrán su quinto "cara a cara" en un debate sobre el estado de la Nación, la cita parlamentaria más importante del año. La política antiterrorista y, últimamente, la grave crisis económica fueron los temas centrales en los anteriores debates. Este será el vigésimo primer debate del estado de la Nación que se celebrará desde que Felipe González estableció el acto parlamentario en 1983. El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ya participó como líder de la oposición en el debate de la Nación en tres ocasiones, los años 2001, 2002 y 2003 con José María Aznar al frente del Ejecutivo.

11 y 12 de mayo de 2005. Fue el primer "gran debate" para Rodríguez Zapatero como presidente del Ejecutivo y para Mariano Rajoy como líder del la oposición. Se caracterizó por la dureza en las intervenciones y puso de relieve que el PP había decidido romper todos los puentes con el Gobierno y hacer de la política antiterrorista el eje de su oposición. Aquel año, el PSOE llevó a la Cámara la polémica resolución que autorizaba a Zapatero a negociar con ETA y que votaron todos los grupos, salvo el PP. Zapatero cerró el debate tendiendo la mano a este partido y apelando a la unidad de los demócratas en la lucha antiterrorista, después de que Rajoy dijera en los pasillos del Congreso que el Pacto Antiterrorista estaba 'en el congelador'. El Congreso aprobó 43 resoluciones, entre las que destacó una moción del PSOE en favor del final dialogado de la violencia si ETA abandona las armas.

Según la encuesta publicada por el CIS, el 46,3% dieron como ganador a Rodríguez Zapatero frente al 14,7% que cree que ganó Mariano Rajoy.

Así lo publicó EL PAÍS, 12 de mayo 2005 y EL PAÍS, 13 de mayo 2005

30 y 31 de mayo de 2006. La inmigración irregular, la inseguridad ciudadana y el modelo territorial protagonizaron la mayor parte de un debate que se celebró sólo dos meses después de que ETA anunciara un alto el fuego permanente. Las reformas estatutarias puestas en marcha fueron calificadas de "razonables" por Zapatero, mientras Rajoy acusaba al jefe del Ejecutivo de haber sembrado una "división sectaria" entre los españoles. En política antiterrorista, Mariano Rajoy trasladó su apoyo al Gobierno para dialogar con ETA siempre y cuando el objetivo fuese verificar el abandono de las armas y la disolución de la banda. Sin embargo, en el debate de votación de las resoluciones, el líder del PP anunció la "ruptura de toda relación con el Gobierno" y la retirada del apoyo de su partido al proceso iniciado por el Ejecutivo socialista para lograr el fin de ETA. Rajoy justificó su decisión en la "ignominiosa" reunión que los socialistas vascos habían anunciado con Batasuna.

El pleno del Congreso aprobó 57 resoluciones entre las que destacaron las referidas a inmigración, seguridad ciudadana, aeropuertos catalanes, tráfico y UE.

Según el estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), un 50,2 por ciento de los españoles opinó que el presidente del Gobierno ganó el debate, frente a un 14,3 por ciento que consideró que el vencedor fue Mariano Rajoy.

Así lo publicó EL PAÍS, 31 de mayo 2006 y EL PAÍS, 1 de junio 2006

3 y 4 de julio de 2007. Fue un debate duro, tal vez uno de los más agrios de los tres años de Gobierno socialista, en el que tanto Zapatero como Rajoy trataron de poner en entredicho la credibilidad personal de su adversario. El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PP, Mariano Rajoy, se enfrentaron por la política antiterrorista. Ambos se acusaron mutuamente de "mentir" a los españoles. El PP pidió el adelanto electoral, rechazado por el jefe del Ejecutivo. Además, este debate será recordado por el anunció de una ayuda de 2.500 euros a las familias por cada hijo que nazca o adopten.

El debate sobre el estado de la Nación concluyó con la aprobación de 33 resoluciones sobre un total de 78 presentadas por los grupos de la Cámara. Una mayoría del 43,9% consideró vencedor a Zapatero frente al 16,5% que consideró que había ganado el líder del PP, Mariano Rajoy, según la encuesta del CIS.

Así lo publicó EL PAÍS, 4 de julio 2007 y EL PAÍS, 5 de julio 2007

12 y 13 mayo de 2009. El cambio de modelo productivo y la crisis económica centraron el último debate sobre el estado de la Nación, celebrado en plena precampaña de las elecciones europeas. El Gobierno no sólo no admitió la gravedad de la crisis sino que anunció la llegada de inminentes brotes verdes que nunca florecieron. El debate resultó favorable al Gobierno, pese a la sucesión de los malos datos económicos y a la soledad parlamentaria. Zapatero realizó un discurso que supuso un giro en la gestión de la crisis económica al proponer un conjunto de medidas a corto y largo plazo dirigidas a estimular la economía y cambiar el modelo de crecimiento.

El Congreso aprobó 45 resoluciones, algo más de la mitad de las que se sometieron a votación. Según el estudio del CIS un 37,6 por ciento de los españoles creyó que Rodríguez Zapatero ganó el debate, frente a un 14,4 por ciento que opinó que Rajoy fue el vencedor.

Así lo publicó EL PAÍS, 13 de mayo 2009 y EL PAÍS, 14 de mayo 2009