Las consecuencias del ajuste económico

De la Vega asegura que el PP "abraza el marxismo leninismo"

Floja sesión de control a espera de que el Gobierno apruebe hoy la reforma laboral

A falta de contenido y nivel, la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso ha tenido ironías y paradojas. La principal es que, según la vicepresidenta del Gobierno, María Fernández de la Vega, el PP está en una deriva que le llevará a "abrazar el marxismo-leninismo". Es decir, lo que fue en las anteriores elecciones, según el PSOE, la "derecha extrema, ahora va camino de ser la "izquierda extrema". Y José Luis Rodríguez Zapatero se ha metido en un jardín dialéctico del que se deduce que ha admitido que su Gobierno es el que menos ha contribuido a la credibilidad de España. No queda claro si fue error, paradoja o ironía.

La número dos del Gobierno ha respondido a la portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, por la vía de la metáfora: "Ustedes rebañan el plato electoral". Y acabó con un doliente "¡Qué papelón, qué pena!".

Más información

Respondía la vicepresidenta a Saénz de Santamaría que, a su vez, había acusado al Gobierno de "despotismo, eso sí, un despotismo endeudado" que consiste en "gobernar a costa de los españoles pero sin los españoles".

Hubo gran bronca que tuvo continuidad en el enfrentamiento entre la vicepresidenta tercera, Elena Salgado, y Cristóbal Montoro (PP) y precedente en un espeso cara a cara entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy.

El líder del PP preguntaba sobre la subida de las tarifas eléctrica y acusó al Gobierno la falta de una política energética con errores como las primas y subvenciones "a determinadas energías que se le han ido de las manos y ahora pretenden corregir", así como sus "prejuicios" contra la energía nuclear". Y se las apañó para concluir: "Ya sé que en Bruselas le han puesto deberes, quién nos ha visto y quién nos ve, pero la prioridades que adopte un modelo energético sostenible, barato, no sectario y con seguridad jurídica".

El presidente del Gobierno giró la cabeza al retrovisor y justificó la subida de la luz por la gestión de los gobiernos del PP hace seis años. "Desde el año 2000 hubo la política en este país de no subir la tarifa eléctrica a los ciudadanos, pero sí el coste de la electricidad, con lo que lo único que se hacía era diferir el pago", aseguró para justificar la subida.

En el inicio de la sesión la diputada de UPyD, Rosa Díez, ha pedido elecciones anticipadas, con un discurso muy duro contra Zapatero, en el que le acusó de generar incertidumbre.

El presidente del Gobierno ha dado impresión de admitir que su Gobierno es el que menos ha contribuido al crédito de España. Así, dijo que España cuenta con un crédito internacional "muy fuerte", fruto de 30 años de trabajo, y seguramente el que "menos" ha contribuido a forjar esa credibilidad haya sido su Ejecutivo. "El crédito de España es muy alto en el mundo, es fruto de lo que hemos hecho todos durante treinta años; seguramente el que menos ha hecho, fíjese, le puedo decir que es este Gobierno, estoy dispuesto a admitirlo, pero como español me siento orgulloso de lo que hemos hecho durante treinta años, y quito al Gobierno y a quien lo preside", ha dicho.

Y ha pedido a Rosa Díez que hable bien de España.

Lo más visto en...

Top 50