_
_
_
_
_

Otros cinco maltratadores arrestados

Cinco hombres han sido detenidos en otros tantos días en Guipúzcoa acusados de delitos de violencia conyugal, familiar y abusos sexuales.

El primer caso se produjo en Irún. Un joven de 23 años fue arrestado por la Ertzaintza el pasado domingo acusado de agredir a su pareja, con la que tiene un hijo en común, tras discutir acaloradamente. En la misma localidad, la Policía Local detuvo anteayer a un hombre de 58 años por incumplir una orden de alejamiento que le prohibía acercarse a menos de 500 metros de su madre, que se encuentra en una residencia de ancianos. Ese mismo día, sobre las ocho y media de la tarde, otro individuo de 50 años amenazó a su mujer con un cuchillo de cocina. La víctima pudo abandonar el piso y alertar a la Ertzaintza desde la calle.

Solo unas horas antes, en Eibar, un varón de 37 años con antecedentes por malos tratos, fue arrestado por la policía vasca por haber propinado varios puñetazos a su compañera sentimental, con quien había vuelto a convivir tras varios meses.

Finalmente, el pasado martes un hombre de 30 años fue capturado también por la Ertxzaintza en San Sebastián acusado de haber intentado abusar sexualmente de una vecina.

[El goteo de casos de violencia de género asociada al secuestro de mujeres originarias de países musulmanes tiene sus motivos. "No se ha deteriorado la situación. Sólo que ahora empiezan a denunciarse estos casos", aclara Hadar Saabi, musulmana marroquí dedicada a la mediación cultural y ponente de varios congresos de feminismo islámico en España. Que trasciendan casos aporta, paradójicamente, cierta nota positiva. "La comunidad inmigrante está madurando para denunciar. Es el reto pendiente contra la violencia de género", señala].

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_