Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OTAN sufre uno de sus peores días en Afganistán con la muerte de al menos 10 soldados

Cinco de los militares fallecieron por la explosión de un artefacto en el este del país

Al menos 10 militares de la Fuerza Internacional a la Asistencia para la Seguridad (ISAF) han muerto hoy en distintos ataques en el sur y este de Afganistán, según informaron fuentes de la OTAN. Se trata del peor día en meses para las tropas extranjeras que luchan contra los talibanes en el país asiático, informa Reuters.

Cinco de los soldados fallecieron por la explosión de un dispositivo explosivo improvisado (IED, en sus siglas en inglés) en una zona al este del país, según las mismas fuentes. Otro murió por un ataque con armas cortas en el tercio oriental del país. Mientras que en el sur afgano perdió la vida un militar más al estallar una bomba a su paso. Por último, la ISAF ha informado del fallecimiento de otros tres efectivos, dos de ellos en un atentado y un tercero en combate.

Por otra parte, tres talibanes con chalecos suicidas han intentado atacar un campo de entrenamiento policial cerca del principal aeropuerto de la provincia meridional de Kandahar, donde el movimiento talibán tiene una gran presencia. Según el Ministerio afgano de Interior, las fuerzas de seguridad acabaron con la vida de los mismos sin que se registraran otras víctimas mortales. Aunque la Embajada estadounidense en Kabul ha asegurado que, al margen de los integristas, dos personas murieron en el suceso, una de ellas un "ciudadano estadounidense", sin dar más detalles.

Desde que se inició la guerra en Afganistán, a finales de 2001, han perdido la vida 1.093 militares estadounidenses. Y, según la ONG icasualties, el total de soldados extranjeros caídos en ese país es de 1.805.

El mismo día en que EE UU contabilizaba un millar de militares fallecidos en Afganistán, a finales de mayo, los talibanes intentaron un golpe de efecto al asaltar la principal base aérea estadounidense en el país. Murió un contratista y nueve soldados norteamericanos resultaron heridos. Por el bando talibán perdieron la vida 11 insurgentes.