"Un policía mayor no puede estar en la calle"

Policías locales de toda España marchan en Madrid para pedir un plan de jubilación anticipada

Miguel Mora y Vicente Climent han sido compañeros de trabajo toda la vida. Los dos son agentes motoristas de la policía de Villareal, en la Comunidad Valenciana, desde hace varias décadas. Miguel tiene 57 años y 27 de servicio; Vicente tiene 54, y 25 dentro de la corporación. Hoy, en lugar de estar atentos a los percances de tráfico en Villarreal, como desde hace años, se subieron a un autocar y llegaron al mediodía al Paseo de la Castellana, en la Plaza de Cuzco, para marchar con otros policías locales de toda España hacia el Ministerio del Trabajo y exigir la abolición de la reducción de los sueldos de los funcionarios, que les afecta directamente a ellos. La marcha tenía otra consigna, una "reivindicación histórica", como la califican ellos: la aprobación de la jubilación anticipada, con un plan similar al que ya tienen los agentes del Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil y los bomberos.

"No pedimos nada más que lo que tienen ellos. Nuestro trabajo también es de todos los días. Si tuviéramos la jubilación anticipada yo ya me hubiera jubilado, pero no, me tengo que esperar hasta que cumpla 65", dice Vicente, con una cámara en la mano, para llevarse recuerdos del día. "No es por falta de vocación de servicio, nosotros a veces tenemos más interés que este trabajo que los jóvenes, pero uno no puede trabajar como cuando era joven. Un policía mayor no puede estar en la calle, eso no le ayuda a la ciudadanía", completa Miguel. Miguel y Vicente fueron dos de los más de mil agentes que caminaron casi dos horas por la lateral del Paseo de la Castellana, hasta Nuevos Ministerios, en una manifestación convocada por la Confederación de Seguridad Local que reunió a agentes de La Mancha, Cantabria, Asturias y Madrid.

Ya frente a la puerta del Ministerio del Trabajo, Miguel y Vicente escucharon entre silbidos y gritos de "Zapatero bandolero", al secretario General de la Confederación, Jesús Villa, quien dio un discurso plagado de argumentos que se han escuchado por toda España desde la aprobación del plan anticrisis por parte del Consejo de Ministros, el pasado 20 de mayo. Que los policías no tenían la culpa de la crisis y que los banqueros seguían pasándolo bien. Villa remató con un anuncio; presentó a Zapatero una solución en nombre de los agentes locales, la generación de 200 millones de euros en 10 años mediante la aprobación de un plan de jubilación anticipada, con un aumento de las cotizaciones de seguridad social de los agentes.

Otro de los gritos que más se escuchó durante la manifestación fue "Dónde están, no se ven, Comisiones y UGT". Finalizada la marcha, cuando Miguel y Vicente caminaban hacia uno de los cinco autocares que regresarán hoy a la Comunidad Valenciana, Villa lamentó la ausencia de las centrales sindicales, pero aseguró que ellos, como agrupación de sindicatos independientes, mantendrán la presión al gobierno durante los siguientes días, con o sin apoyo de otras organizaciones. Dijo que estaba satisfecho con la alta participación, 2.000 según sus cifras. Fuentes de la Policía municipal aseguran que no había más de 1.100 agentes congregados.

Manifestación de policías municipales en Madrid.
Manifestación de policías municipales en Madrid.SANTI BURGOS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS