Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición destaca el "varapalo" del Supremo al TSJ valenciano por archivar el 'caso Camps'

Compromís presentará de nuevo la denuncia por supuesta prevaricación contra De la Rúa

El portavoz socialista en las Cortes valencianas, Ángel Luna, ha calificado hoy de varapalo "muy duro" la sentencia del Tribunal Supremo que ha reabierto la causa contra el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, por recibir trajes de la trama corrupta Gürtel. Sin conocer aún los detalles, Luna ha destacado que el Supremo rechaza "la manera de entender la aplicación" del delito de cohecho pasivo impropio "por parte de los dos magistrados del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que votaron a favor del archivo de la causa" en agosto del año pasado.

Más lejos ha ido el grupo Compromís, que ve en la sentencia del Supremo argumentos suficientes par presentar de nuevo una denuncia por supuesta prevaricación contra el presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), Juan Luis de la Rúa, que archivó el caso de Camps con el apoyo de otro magistrado -el tercero del tribunal emitió un voto particular a favor de seguir la investigación-. La portavoz adjunta de Compromís, Mónica Oltra, ha señalado que el Supremo estima que la interpretación que hizo el tribunal valenciano para archivar la imputación contra Camps vacía "de contenido" la definición que hace el Código Penal del delito de cohecho impropio y ha recordado la supuesta "estrecha amistad que une a De la Rúa y a Camps", según manifestó "el propio presidente de la Generalitat", cuando dijo que había que "buscar en el diccionario una palabra distinta para definir esta íntima y sentida relación que nos une".

Oltra ha explicado que cuando presentaron por primera vez esta denuncia la Fiscalía del Supremo la archivó porque el tribunal todavía tenía que pronunciarse sobre "la causa de los trajes", pero ha considerado que con el pronunciamiento de hoy se vuelve a dar "sentido" a su denuncia. A su juicio, ha quedado claro que el TSJCV dictó el sobreseimiento libre de la causa "a pesar de los muchos indicios de delito descritos en el auto del magistrado instructor, José Flors, y del voto particular de uno de los tres jueces que conformaban el tribunal".

Por su parte, la diputada de Esquerra Unida (EU) en las Cortes valencianas, Marga Sanz, ha afirmado que la sentencia del Supremo deja a Camps, como un "presunto delincuente", al asumir, como ya hizo el propio TSJCV, que recibió regalos de empresas de la trama Gürtel. Los valencianos, ha defendido, "no se merecen" tener a un presidente "pendiente de la Justicia, incapaz, y con una sombra de sospecha encima de él de manera perenne", y ha añadido que a diferencia de lo que le ocurre a Camps, al Supremo y a los ciudadanos "no le hace nada de gracia" este proceso. Camps, a su juicio, "carece de cualquier ética política", ya que de otra manera, resulta "incomprensible" que continúe "impertérrito, sin mover un solo dedo para irse y depurar la institución que representa".

En cambio, el portavoz parlamentario del PP, Rafael Blasco, ha manifestado que tiene "plena confianza en el funcionamiento de la justicia en este país", que tiene "sus tiempos y hay que seguirlos con la mirada puesta en el resultado final". "Al finalizar este procedimiento, que es lento, la última palabra que se dicte en su momento es la que habrá que tener en consideración y en función de ello adoptar las decisiones que se estimen más oportunas", ha dicho Blasco, para quien es "precipitado" lanzar "juicios de valor sobre un procedimiento que no está culminado".

Sobre la posibilidad de anticipar las elecciones autonómicas, que Camps no descartó la semana pasada pero que no apoya el PP nacional, Blasco ha indicado que no tiene "ningún fundamento" interpretar que la dirección nacional del partido se opone y ha recordado que la competencia es del presidente de la Generalitat, figura en el Estatuto de Autonomía y, por tanto, "es a él al que le corresponde tomar o no esa decisión". "Es una hipótesis política que el propio presidente, valorando una serie de circunstancias la puede o no la puede adoptar, y mientras eso no suceda ninguna instancia superior a la del propio presidente de la Generalitat puede entrometerse o interferir" en ella, ha destacado. Según Blasco, Camps "no se ha planteado esa hipótesis que realmente existe en nuestro Estatuto de Autonomía".