Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos pide a España negociar el fin de la "ocupación" de Ceuta y Melilla

El primer ministro marroquí reitera la reivindicación al pronunciar un discurso ante el Parlamento

El primer ministro de Marruecos, Abbas el Fassi, ha hecho un llamamiento instando a España a "abrir un diálogo (...) para poner fin a la ocupación de las ciudades marroquíes [Ceuta y Melilla] y de las islas cercanas (...)".

Al presentar el balance de su Gobierno ante la Cámara de Representantes, el jefe del Ejecutivo ha pedido a España "una visión de futuro" que tenga en cuenta "los intereses comunes de ambos países y las nuevas realidades estratégicas y geopolíticas". "Negar a Marruecos su derecho a recuperarlas es anacrónico".

El Ejecutivo marroquí no había recordado esta reivindicación en el Parlamento desde noviembre de 2008, coincidiendo con la primera visita de los Reyes de España a Ceuta y Melilla. El Fassi comparó entonces la situación de ambas ciudades con la de "Palestina ocupada".

Las palabras del primer ministro fueron pronunciadas un mes después de que la aduana marroquí colocase en la frontera de Melilla un cartel en el que se tacha a la ciudad de "ocupada". La diplomacia española trasladó a Rabat su "malestar" por esta iniciativa, pero no obtuvo ninguna explicación y el aviso sigue colgado en el mismo lugar.

Rabat ha designado además a un nuevo embajador en España, Ahmed Ould Souilem, que hasta hace 10 meses era uno de los responsables de la diplomacia del Frente Polisario. Souilem ha obtenido el plácet del Gobierno español, aunque fuentes diplomáticas dudan de que un jefe de misión que desconoce el país que representa -nunca vivió en Marruecos hasta julio pasado- pueda desempeñar una buena labor.

La diplomacia española trabajó con ahínco para que durante su presidencia europea se celebrase la primera cumbre entre la Unión Europea y Marruecos. Esta tuvo lugar el primer fin de semana de marzo en Granada, pero el rey Mohamed VI no acudió a la cita y fue El Fassi el encargado de representarle.